¿Te ha gustado el artículo?
0
¿Te ha gustado el artículo?
0

Ubuntu: la polifacética distribución de Linux con soporte a largo plazo

Para despertar todavía más el interés por el lanzamiento de la nueva versión 16.04 LTS, la empresa Canonical publicó en abril de 2016 una infografía sobre la difusión de Ubuntu, es decir, sobre la distribución de Linux. Los gráficos muestran el notable éxito del sistema de código abierto. De esta manera, en 2015 se pusieron en marcha alrededor de 20 millones de nuevas instancias con Ubuntu en nubes públicas y privadas. Desde que se hiciera pública en el año 2004, la distribución se instaló en cientos de millones de ordenadores, servidores, dispositivos y máquinas virtuales, pero también en la supercomputadora china Tianhe-2. Entre los numerosos proyectos gestionados con ayuda del software del sistema se encuentran, por ejemplo, las redes sociales Snapchat, Pinterest, Instagram y Reddit, así como también servicios web como Dropbox y Netflix. Al mismo tiempo, Ubuntu también se utiliza en la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) y en la unidad central del proyecto BYU Mars Rovers.

¿Qué es realmente Ubuntu?

Ubuntu es una distribución gratuita de Linux que salió a la luz en octubre de 2004 y que se basa en el clásico sistema Debian GNU/Linux. El fundador del proyecto de código abierto fue el empresario sudafricano Mark Shuttleworth, cuyo deseo era desarrollar un sistema operativo que todo el mundo pudiera utilizar y que estuviera marcado por la filosofía básica del paquete de software. Esta también se refleja en el nombre, pues la palabra “Ubuntu” proviene de las lenguas Zulú y Xosa y significa “empatía” o “humanidad”.

Desde sus inicios, la responsable del desarrollo del proyecto es la empresa de software Canonical, fundada por Shuttleworth. Con la colaboración de diversos desarrolladores, la compañía se ocupa de publicar cada seis meses nuevas versiones de Ubuntu que contengan nuevas características, actualizaciones de seguridad y optimizaciones del sistema. Su sencillez es uno de los factores que distinguen a Ubuntu de otras distribuciones de Linux y que ha hecho que sea tan popular. Aunque al principio fue usado, sobre todo, como sistema para equipos domésticos, según las estadísticas de w3techs, desde junio de 2016, Ubuntu es la distribución de Linux más utilizada para servidores web, con lo que escasamente 12 años después de su lanzamiento ha asumido el mismo papel que Debian. Ubuntu Touch es la variante para dispositivos móviles.

Debian, Linux y Ubuntu: ¿una relación simple o complicada?

Debido a que Ubuntu deriva de Debian, ambas distribuciones de Linux son, en términos técnicos, muy similares. El equipo encargado de Ubuntu ha tomado diversas estructuras y, por ejemplo, también la herramienta de gestión de paquetes de Debian dkpg (Debian package) e incluso el formato .deb y una parte de los paquetes de software. Al comienzo del ciclo de desarrollo de una nueva versión de Ubuntu estos últimos se adaptan y son equiparables a los de la versión estable actual de Debian. Por otra parte, estos cambios están a disposición de los desarrolladores del proyecto Debian a modo de parches. A causa de los fuertes y usuales ajustes, estos no suelen ser aptos para ponerse en práctica en Debian, algo que en el pasado fue motivo de disputas entre ambos equipos. Los reproches se deben, sobre todo, al hecho de que, durante el proceso de desarrollo, Canonical se centró únicamente en la mejora de su propio producto sin hacer ningún tipo de contribución a Debian o al desarrollo del núcleo de Linux.

Ubuntu, un sistema de fácil manejo y totalmente personalizable

Como sistema tipo Unix, Ubuntu no está vinculado a un entorno de escritorio fijo como ocurre, por ejemplo, con el sistema operativo Windows. Según el estándar, la interfaz Unity (anteriormente GNOME) desarrollada por Canonical está instalada a partir de la versión 11.04, aunque también puede sustituirse por una interfaz de usuario de tu elección. No obstante, esto no es necesario, ya que, con algo de práctica Unity te permite trabajar de manera eficiente y rápida, ya sea con el ratón o con el teclado. La apariencia y la posición de cada uno de los elementos de control pueden modificarse en gran medida, de modo que puedes adaptar el entorno a tus propias ideas con rapidez.

Otra de las peculiaridades de Ubuntu es el hecho de que la mayoría de las configuraciones del hardware no se almacenan en el disco duro. El sistema reconoce los componentes instalados automáticamente al inicio del proceso, lo que te permite intercambiar sin problemas la tarjeta gráfica, la memoria de trabajo, etc. Asimismo, también es posible utilizar una función de instalación de Ubuntu que se encuentra en una unidad de almacenamiento portátil en otro ordenador sin necesidad de realizar ningún ajuste. Por lo demás, la instalación estándar de la distribución de Linux genera una cuenta de administrador (root) desactivada, tal y como ocurre en Mac OS X. De este modo, los usuarios menos experimentados están protegidos ante los posibles cambios involuntarios en el sistema que repercuten de manera perjudicial en el rendimiento o en la seguridad. Con ayuda del comando sudo se pueden obtener derechos del sistema temporalmente para la configuración estándar que resultan necesarios para la instalación de algunas aplicaciones.

La instalación estándar de Ubuntu pone de relieve el afán de los desarrolladores por ofrecer una facilidad de uso notable a través de un solo programa para cada ámbito de aplicación. A menudo, otras distribuciones de Linux presentan un gran número de soluciones diferentes para cada sector de aplicación y suelen ser innecesariamente complicadas. Por otro lado, en lo que respecta a la política de las actualizaciones, Ubuntu ofrece a sus usuarios una comodidad notable: la gestión de las actualizaciones te ofrece información sobre las nuevas versiones y sobre los parches de seguridad para el sistema operativo y para los programas instalados. A partir de aquí, puedes decidir cuáles de las novedades son las que más te convienen, así como seleccionar y anular paquetes o iniciar las actualizaciones de la selección realizada en el momento deseado y con un solo clic.

Más de 40.000 paquetes de programas con cuatro niveles de prioridad

Otro de los elementos más populares de Debian que, además, destaca entre todas sus versiones, es la división de los paquetes de programas en diversas fuentes de paquetes. Al contrario que en Debian, el equipo de Ubuntu presta especial atención a las diferentes fuentes. La fuente más importante para la funcionalidad básica del sistema operativo, es decir, main, experimenta el nivel más elevado de asistencia. Esta solo comprende paquetes que cumplen los requisitos de la licencia de Ubuntu y se distingue por el soporte técnico garantizado y por las actualizaciones de seguridad.   

Todos los paquetes que tienen el respaldo del equipo de desarrolladores de Ubuntu debido a su importancia y cuyas licencias no cumplen con los requisitos, son clasificados como software restricted. En comparación con las aplicaciones con la funcionalidad main, la asistencia está generalmente restringida, ya que falta el acceso al código fuente.

Las fuentes universe (software libre) y multiverse (software restringido por motivos de licencia) no reciben ningún soporte oficial por parte de Canonical. En este caso son los propios miembros de la comunidad Ubuntu-Debian, los llamados Masters of the Universe (MOTUs), los que se encargan de la actualización. En el caso del software de código abierto que no esté incluido en main o universo, puedes sugerir su inclusión en el informe de errores.

Desde la versión 16.04, Ubuntu incluye el software para la gestión de la instalación, que es el sucesor del anterior centro de software. El programa ya viene instalado de serie y define una parte de los más de 40.000 paquetes de software disponibles que se pueden instalar directamente con ayuda de la herramienta. La gran mayoría son programas gráficos utilizados frecuentemente, mientras que la mayoría de aplicaciones Shell y software de servidores como el servidor web Apache o la base de datos MySQL no están incluidos en el gestor. En este caso, Ubuntu también necesitará la ruta que conduce a la línea de comandos.

Así funciona la política para las versiones de la distribución de Linux

Desde su lanzamiento en octubre de 2004, Canonical publica cada seis meses una nueva versión de Ubuntu, es decir, en abril y en octubre. Este ritmo solo se rompió para Ubuntu 6.06, en cuyo caso se optó por recurrir a dos meses adicionales para trabajar de manera intensiva en errores de software, en el soporte para lenguas asiáticas y en la certificación para la Linux Standard Base. Cada versión tiene un número diferente, el cual ofrece información sobre el año y el mes de publicación. A esto hay que añadir un código propio compuesto por una especie animal a la que se antepone un adjetivo con la misma inicial en el idioma original, es decir, en inglés. Así, la versión que vio la luz en abril de 2007 recibió el nombre de 7.04 Feisty Fawn (en español, cervatillo luchador). Con el paso del tiempo, se publicaron versiones de Ubuntu a las que se les dio el nombre de criaturas fantásticas como unicornios (Utopic Unicorn, en español unicornio utópico) y hombres lobo (Wily Werewolf, en español hombre lobo astuto).

Canonical les ofrece a todas las versiones de Ubuntu un servicio técnico de al menos nueve meses (antes de la versión 13.04 este servicio era de 18 meses) en el que se ponen a disposición las actualizaciones de seguridad necesarias. Cada dos años aparece, en lugar de la versión que suele publicarse en abril, una versión especial con soporte a largo plazo (en inglés, long-term support, abreviado LTS). Estas versiones permiten realizar actualizaciones de seguridad y de hardware durante cinco años, resultando más adecuadas para empresas e instituciones y también para usuarios particulares, mientras que las versiones habituales son de interés para desarrolladores y para los miembros de la comunidad Ubuntu. La primera versión de LTS fue la ya mencionada Ubuntu 6.06.

Desktop, server o cloud: un vistazo a las diferentes ediciones

Ubuntu siempre busca ofrecer a sus usuarios la mayor comodidad de uso, algo que dependerá de para lo que se requiera el sistema operativo. Por ejemplo, como base para la gestión de proyectos web se requiere una forma de procesamiento completamente nueva, al contrario de como se manejaría un ordenador doméstico con la distribución. Por ello, Canonical ofrece las siguientes tres ediciones de la distribución de Linux, las cuales se adaptan a las necesidades especiales de los usuarios:

  • Ubuntu Desktop: modelo estándar de la variante de Debian cuyas características se ponen de relieve en la presente guía. Si te decides por la versión de escritorio, puedes tener acceso tras su instalación a la superficie Unity y a diversas aplicaciones preinstaladas, como Firefox, LibreOffice o Thunderbird, que simplifican el trabajo con el ordenador en casa.
  • Ubuntu Server: Ubuntu Server se plantea como un paquete de software estándar equipado para ahorrar recursos y que, por ejemplo, solo cuenta con una interfaz de líneas de comando clásica en lugar de con la superficie gráfica Unity. Por medio de esta se puede cargar, tras la instalación, el software necesario para tu entorno de servidor. Para este fin también existen paquetes completos ya preparados, por ejemplo para LAMP, OpenSSH o para servidores de correo electrónico.
  • Ubuntu Cloud: Ubuntu Cloud es la elección adecuada si estás planeando utilizar la distribución de Linux para gestionar una OpenStack cloud. Con ayuda del gestor “Autopilot” puedes escalar de manera efectiva tu nube privada o pública tomando como base el software libre OpenStack creado por Rackspace. Además, Ubuntu Kylin Canonical ofrece una edición especialmente diseñada para el mercado chino. Los desarrolladores y los profesionales más creativos pueden descargarse la variante Snappy Ubuntu Core, que gracias a su particular arquitectura, se adapta a dispositivos como routers, frigoríficos, drones e incluso a Raspberry Pi. Además, debido a Ubuntu Touch desde el año 2014 existe una versión del sistema operativo de código abierto para algunos dispositivos móviles como Nexus o Sony Xperia.   

Los siguientes paquetes forman parte de las distribuciones soportadas de manera oficial por Canonical (“flavours”):

  • Kubuntu: utiliza el entorno de escritorio KDE y otras aplicaciones procedentes del entorno de KDE.
  • Xubuntu: utiliza la interfaz de escritorio Xfce, que permite ahorrar recursos, y es apta para ordenadores más antiguos y con menos memoria.
  • Edubuntu: esta es una extensión de Ubuntu para ser usada en los colegios que ofertan diversos programas de aprendizaje.
  • Ubuntu Studio: paquete de software en el que se incluye el núcleo con la función en tiempo real, que hace referencia particularmente a los requisitos de edición de audio, gráficos y vídeo.
  • Ubuntu GNOME: variante con el antiguo entorno estándar GNOME.

Requisitos de Ubuntu

Antes de poder utilizar Ubuntu como sistema operativo, debes asegurarte de que tu sistema cumple con los requisitos necesarios para ello. El hecho de saber cuáles son los que deben adaptarse de manera exacta al hardware también depende, como es lógico, de la versión y de la variante que hayas escogido. Con respecto a la versión 16.04, a continuación te mostramos cuáles son los requisitos para Ubuntu recomendados por Canonical:

Procesador 2 GHz Dual Core
Memoria 2 GB RAM
Espacio en disco duro 25 GB
Otros Se necesita un reproductor de DVD o un puerto USB para la instalación; acceso a Internet recomendado

Con ello, la distribución de Linux ha podido penetrar en las dimensiones de Windows, lo que se atribuye al hecho de que, con el paso de los años, Ubuntu se ha ido desarrollando cada vez más hasta convertirse en una plataforma multimedia. Si no estás seguro de que tu sistema satisfaga sus exigencias, puedes probarlo fácilmente, para lo que tendrás que descargarlo desde la página web oficial e instalarlo junto a tu propio sistema. Al reiniciar el ordenador tendrás la posibilidad de seleccionar la distribución de Linux y, a la hora de llevar a cabo los ajustes necesarios, no se modificará el sistema original.

Conclusión: Ubuntu, casi otra distribución de Linux

Con Ubuntu, Canonical ha conseguido crear una historia con un éxito incomparable. El sencillo concepto de ofrecerle al usuario la mayor comodidad, ha conseguido calar hondo en ellos. El vástago de Debian consigue convencer a muchos usuarios y se convierte, así, en una alternativa a Windows, ya que es diferente, recuerda a los sistemas Linux y puede manejarse de manera intuitiva también gracias a la superficie de escritorio Unity, creada por la misma casa, a un gestor de software similar a una app store y a la gestión efectiva de las actualizaciones. El camino emprendido encuentra dificultades especialmente en el entorno de Debian-Linux, pero lo cierto es que con Ubuntu, Canonical sigue avanzando y rompiendo con las convenciones actuales de Linux, a través de las que la distribución consigue alejarse cada vez más del sistema.

Independientemente del modo crítico con el que la comunidad Linux examine este desarrollo, el grado de difusión del sistema operativo se convierte en un motivo para suponer que los desarrolladores de Ubuntu han hecho muchas cosas de manera correcta. La gran selección de variantes, que ya están optimizadas para diferentes ámbitos de aplicación, permite gestionar un servidor web con Ubuntu, producir música o vídeos, organizar clases de forma interactiva o controlar drones. En la actualidad ya hay más de 40.000 paquetes de software que están disponibles para ser instalados, pero también hay disponibles algunos programas comerciales. Si no estás seguro de cumplir con los requisitos que requiere Ubuntu o de si la distribución de Linux se adecúa a tus objetivos, puedes probarlo en paralelo a tu sistema operativo actual de manera gratuita y sin dañar sus capacidades.

Código Abierto Sistemas Operativos Linux