¿Te ha gustado el artículo?
0
¿Te ha gustado el artículo?
0

Tipos de servidores para el alojamiento web

Ya se trate de una página web de ocio, de un foro para los fans de un grupo de música o de la base de datos completa de una empresa, quien quiera disponer de datos o aplicaciones en Internet necesitará tener conocimientos básicos y sólidos sobre servidores. Los proyectos de los administradores de páginas web son tan dispares como las posibilidades de alojamiento web de los proveedores especializados. En este caso es de gran utilidad obtener una visión de conjunto sobre los tipos de servidores disponibles, pero también conviene tener en cuenta el rendimiento de los mismos. Mientras que algunos proyectos de gran envergadura como las tiendas online o los servidores de bases de datos se ven frenados por un hardware de bajo rendimiento, es posible que los recursos más caros de los alojamientos profesionales estén por encima de las necesidades de proyectos más sencillos como blogs o foros. Por otro lado, también se pueden reservar distintos niveles de rendimiento para el alojamiento de los servidores; la gama de productos abarca desde servidores dedicados con máquinas virtuales hasta soluciones de alojamiento basadas en la nube.

Servidores dedicados

Las aplicaciones web dependen de los servidores, que disponen los datos en Internet y los distribuyen a demanda de los navegadores, como por ejemplo, cuando un usuario accede a una aplicación web desde su navegador. En un servidor dedicado, el cliente del alojamiento web tiene a su disposición componentes de hardware expresamente diseñados para él. Por lo tanto, en comparación con otras posibilidades de alojamiento, al hablar de servidores dedicados se hace referencia a equipos físicos localizados en el centro de datos del proveedor, a cuyos recursos solo tiene acceso la persona que haya contratado el servicio. Con ello, se tiene la libertad de llevar a cabo todo tipo de actualizaciones e incluso de elegir el sistema operativo más conveniente. Los servidores dedicados son, generalmente, apropiados para proyectos web de gran envergadura y con una previsible necesidad de recursos. Este modelo de alojamiento web es utilizado por desarrolladores para proyectos ambiciosos, así como para grandes tiendas online y numerosas ofertas de software como servicio −Software-as-a-Service. Debido a que solo el proveedor del servicio y quien lo contrata pueden gestionar el servidor,  los servidores dedicados son muy seguros. Sin embargo, puesto que se trata de máquinas físicas independientes, la ampliación de los recursos del servidor solo se puede realizar de manera limitada. Si el proyecto web supera el nivel máximo de rendimiento, en la mayoría de los casos es necesario recurrir a un servidor de rendimiento superior.

Servidores virtuales

Los servidores virtuales están basados en un hardware limitado y sus recursos pueden ser utilizados por diferentes clientes simultáneamente. El software de virtualización permite que un servidor de alojamiento web de alto rendimiento gestione más de un servidor virtual. Gracias al encapsulamiento se consigue que cada una de las máquinas virtuales sea independiente. Cada servidor virtual tiene ciertos recursos fijos de hardware, como por ejemplo el almacenamiento en el disco duro, la memoria RAM y la CPU. La persona que alquila un servidor virtual recibe una dirección IP y puede elegir de manera voluntaria el tipo de sistema operativo. Si se aloja más de un servidor en un sistema de alojamiento web, se pueden plantear algunas diferencias entre los mejores servidores, como por ejemplo que los servidores virtuales tienen notablemente más ventajas en comparación con los servidores dedicados. Si así lo desea, el arrendatario puede recibir un acceso root a la máquina virtual. Este tipo de alojamiento en servidores es apropiado para principiantes, así como para proyectos web que no demanden grandes niveles de rendimiento.

Servidores cloud

Los servidores cloud son también servidores virtuales, pero no se sirven de los recursos de hardware de una máquina física, sino de un clúster de servidores. Además, los datos de los usuarios no se depositan en un sistema cerrado, sino que se reparten en varios discos duros físicos, por lo que este tipo de servidores ofrece una redundancia elevada de hardware que garantiza una gran disponibilidad y seguridad ante fallos. Los componentes erróneos o defectuosos se contrarrestan en tiempo real y, puesto que los recursos del servidor cloud están disponibles en su totalidad, los usuarios pueden escalarlos libremente. Por lo tanto, el servidor cloud hace posible un modelo de negocio en el que el rendimiento se calcula al minuto y los cambios continuos en la carga de tráfico se equilibrarán gracias a un manejo sencillo para el usuario y a su rentabilidad. Un alojamiento cloud sirve, a rasgos generales, para proyectos web sujetos a fluctuaciones estacionales, y como entorno flexible de análisis y desarrollo. Además, la necesidad de recursos se puede ajustar en tiempo real, mientras que otros servidores catalogados entre los mejores servidores, como es el caso de los virtuales, tan solo permiten ajustar el rendimiento mediante la elección de otro tipo de tarifas. 

Observaciones: servidores raíz vs. servidores administrados

Al hablar de los diferentes tipos de servidores también entran en juego los servidores raíz −root− y los servidores administrados.  Mientras que las ofertas de los servidores con acceso root van dirigidos generalmente a administradores profesionales, los servidores administrados, por su parte, suelen acaparar más la atención de los inexpertos.

  • Servidores raíz: en el ámbito del alojamiento web se denominan servidores raíz a los servidores dedicados en los que sus administradores reciben acceso a una cuenta raíz. Si tienen un acceso root, los clientes cuentan con numerosos derechos de acceso a programas, servicios, configuración de seguridad y actualizaciones. Sin embargo, dicha libertad alberga el peligro de realizar ajustes incorrectos, de ahí que se requieran unos conocimientos básicos para la administración de la cuenta raíz. De no ser así, se pone en peligro el funcionamiento seguro del servidor.
  • Servidores administrados: si no se tienen los conocimientos necesarios para administrar la cuenta raíz por responsabilidad propia es recomendable alquilar un servidor administrado. De esta manera, la empresa proveedora del alojamiento web se hará cargo de la administración del servidor, aunque las aplicaciones pueden configurarse de manera individual. Sin embargo, la puesta a disposición de un servidor administrado en comparación con la de los sistemas autogestionados implica un precio más elevado.

 

¿Quieres tener tu propio servidor? 1&1 te ofrece la solución ideal para cualquier necesidad: servidor dedicado, servidor cloud o servidor virtual. Descubre la gama de productos cloud en la página web de 1&1.

Sistemas Operativos Windows Linux Nube