Terminal server: qué es y cuáles son sus ventajas

Desde que los ordenadores se convirtieran en una parte fundamental del día a día profesional, contar con un departamento de TI propio es imprescindible, sobre todo para las empresas más grandes. Responsables de instalar programas o de crear cuentas de correo electrónico, también velan por que todos los dispositivos se integren de forma óptima en la red corporativa. Así, los trabajadores tienen que poder acceder al servidor central de archivos cuando utilizan los equipos de la empresa o dispositivos móviles fuera del trabajo, acceden al correo empresarial o quieren utilizar el software corporativo. Con respecto a la selección del sistema operativo (Windows, Linus, macOS, etc.), los usuarios también deberían tener total libertad. Aun cuando los requisitos varían de empresa a empresa, los servidores de terminales se han probado como un recurso muy útil. 

Terminal server: historia del término

La denominación “terminal server” (servidor de terminales) tiene mucha historia y su significado ha experimentado diversos cambios. El primero tuvo lugar en 1984 con el desarrollo de la primera interfaz de usuario gráfica X Window System para el entonces poderoso ordenador central Unix. Esta interfaz de usuario disponía, entre otros, de un protocolo de red propio y se denominó “X11”. Su aspecto más innovador fue la posibilidad de enviar las salidas desde el host también a terminales remotos. Esto no solo allanó el camino para un uso más flexible de los recursos informáticos, sino que también sirvió para que de forma creciente se designara a este ordenador host, que por el momento seguía funcionando como unidad de control de los terminales a pesar de su propio (aunque mínimo) hardware, como terminal server.

La entrada en escena de los PC eliminó cada vez más la necesidad de tener un servidor de terminales que distribuyera la potencia informática y gestionara la edición de aplicaciones. En lugar de terminales dependientes de la ayuda de los servidores, solo se contaba con sistemas independientes en los que se podían instalar sistemas operativos, entre otras cosas. En las soluciones comerciales, en cambio, las instancias centrales de gestión siguieron manteniendo su importancia: los programas de servidores y de ordenadores centrales aún eran imprescindibles y los terminal servers perduraron como la solución perfecta para que los programas cliente tuvieran acceso a ellos. El nombre de “terminal server”, no obstante, también fue designando progresivamente a las soluciones de software desarrolladas con esta finalidad como, por ejemplo, el programa y protocolo de red Telnet 3270 para acceder al ordenador central de IBM.

¿Qué es un servidor de terminales hoy en día?

Cuando hoy se habla de un servidor de terminales se hace referencia a un software instalado en un ordenador central (el host) que ofrece aplicaciones para varios clientes a través de una red. Dado que las aplicaciones se instalan y ejecutan en el host, el servidor de terminales transmite exclusivamente información gráfica a cada uno de los clientes. Cuanto más exigentes sean las necesidades de un programa de red gestionado de esta manera, más potencia deberá tener el ordenador central en el que opera el terminal server. Las soluciones de software correspondientes ofrecen para ello, entre otras, funciones para comprimir los datos transmitidos, lo que resulta importante especialmente cuando las aplicaciones se envían a través de conexiones de red lentas.

Estos son los componentes de un servidor de terminales

Para establecer una estructura cliente-terminal server se necesitan tres componentes:

  1. Un hardware de servidor que soporte sistemas multiusuario
  2. Un protocolo de red para el acceso remoto
  3. Una aplicación cliente-servidor de terminales

Como cualquier otro tipo de servidor, un terminal server también requiere el hardware necesario para desempeñar su función de la manera deseada. Por ello deben tomarse todas las medidas para que haya suficiente potencia de cálculo para el alojamiento de cada una de las aplicaciones y el sistema operativo del servidor. En primer lugar resulta decisiva la potencia del procesador, favorecida por la utilización de procesadores multinúcleo. También son importantes la memoria RAM y el espacio de almacenamiento en el disco duro, si bien los requisitos dependen en gran medida de la intensidad de los recursos de las aplicaciones gestionadas. Un factor adicional es el número de clientes de servidores de terminales que acceden simultáneamente a los servicios de terminal ofrecidos.

Nota

Las empresas utilizan cada vez más recursos virtualizados que pueden alquilarse a proveedores de servicios de computación en la nube o de infraestructura como servicio (IaaS). Estos pueden escalarse con flexibilidad para que la potencia informática necesaria para el alojamiento y la entrega de servicios de terminal esté disponible en cualquier momento.

El segundo protocolo mencionado sienta las bases para la comunicación entre el terminal server y el cliente. Para el intercambio de datos existen ciertas normas para permitir a los usuarios el acceso remoto a los servicios de terminal. Mientras que los protocolos iniciales como el ya mencionado X11 tenían la función de regular el establecimiento de la conexión, los nuevos, como el protocolo Citrix ICA (Independent Computing Architecture) o el protocolo propietario de Windows RDP (Remote Desktop Protocol) permiten la compresión, la codificación y el almacenamiento en caché de los datos transmitidos. 

Por último debe instalarse en todos los dispositivos un software de cliente que ayude a los usuarios a establecer la conexión con el terminal server a través del protocolo remoto correspondiente y a utilizar las aplicaciones facilitadas. A menudo se amplía la arquitectura de software y de hardware por medio de un servidor de licencias que gestiona las licencias para el acceso.

¿Qué papel juega un servicio de licencias en los servidores de terminales?

Si se provee software a través de un terminal server, tanto el servidor como todos los clientes deben contar con las licencias necesarias para poder utilizarlo. Especialmente en el caso de los programas propietarios, esto desempeña un papel muy importante porque es habitual adquirir tanto una licencia para el servidor como para cada uno de los clientes. El servidor de licencias es necesario en este caso como organismo gestor central para las diversas licencias que Microsoft designa, por ejemplo, como Client Access Licenses (CAL). Básicamente existen dos modelos de licencia:

  • Licencia de dispositivo: las licencias de dispositivo permiten que varios usuarios utilicen el dispositivo correspondiente para acceder al servicio de terminal. Este modelo resulta idóneo cuando varias personas utilizan un ordenador de trabajo como, por ejemplo, en la recepción de un hotel.

  • Licencia de usuario: cuando los usuarios de varios dispositivos tienen que acceder a los servicios del terminal server, es recomendable recurrir a licencias de usuario. Así, solo será necesaria una única licencia cuando un usuario acceda al servicio remoto desde el ordenador del trabajo, el smartphone o el ordenador privado.

Al establecer por primera vez una conexión, el servidor de licencias transmite las licencias deseadas al cliente. En cada acceso posterior las compara y así puede determinar que el dispositivo o usuario correspondientes cuentan con una licencia válida. Así, los administradores deben conocer en todo momento el funcionamiento de la concesión de licencias en el terminal server corporativo para controlar los gastos de la mejor manera posible.

El precio de un entorno cliente-servidor de terminales

El coste de las licencias anteriores es uno de los gastos más importantes de los servidores de terminales. Su importe depende sobre todo del número de usuarios que utilizan el entorno remoto simultáneamente, pero también es decisivo el tipo de aplicaciones que deben centralizarse y, sobre todo, si se tiene que recurrir a productos propietarios como el sistema operativo Windows y Microsoft Office o a software de código abierto como las distribuciones de Linux y LibreOffice. Además de los costes para los servicios de terminal, los gestores de servidores de terminal deben hacer frente a los siguientes:

  • Hardware: como ya se ha indicado, debe facilitarse suficiente potencia de procesamiento para el funcionamiento del servidor. En caso de una solución de hardware local, no debe perderse de vista la redundancia para reemplazar los componentes defectuosos lo más rápido posible.

  • Mantenimiento y funcionamiento: la solución de hardware escogida no solo va ligada a gastos de adquisición, sino también de mantenimiento. Además, también se han de tener en cuenta los gastos de cableado, alimentación, etc.

  • Cuidado de las aplicaciones: se debe hacer un mantenimiento regular de las aplicaciones disponibles para los usuarios del terminal server, por lo que, en caso necesario, hay que realizar actualizaciones y ajustes o instalar nuevos servicios de terminal.

  • Copia de seguridad y protección: es importante garantizar la seguridad de los servicios de terminal y de las bases de datos. El software de protección y las copias de seguridad son esenciales para estar preparado frente a problemas técnicos (p. ej., cortes eléctricos) y a accesos no autorizados.

  • Gestión de derechos: para el desarrollo de un amplio concepto de acceso (autentificación, autorización, etc.) es necesario invertir para disfrutar de una asignación de derechos a largo plazo bien meditada y regulada.

¿Cuáles son las ventajas de un terminal server?

Un servidor de terminales como unidad administrativa central es ventajoso para las empresas por diversos motivos. Así, los administradores pueden beneficiarse de la notable simplificación del trabajo ligada a la arquitectura de red: el software de aplicaciones tiene que instalarse una única vez, lo que ahorra tiempo y trabajo. Esta ventaja queda patente cuando debe hacerse el mantenimiento y la actualización de las aplicaciones, pues solo es necesario instalar el software de cliente de terminal server que debe posibilitar el acceso remoto a los servicios facilitados. A través de un panel de control central se puede controlar la infraestructura de la red y todas las actividades de los usuarios que sean relevantes.

Costes y ahorro de energía

Como ya se ha indicado, los diferentes modelos de licencia de servidores de terminales permiten reducir costes, pero el concepto remoto también resulta muy rentable por otros motivos, es decir, dado que la edición y el almacenamiento de los datos tiene lugar en el servidor central en la mayoría de los casos, no es necesario adquirir un costoso hardware para cada lugar de trabajo. En determinados supuestos puede que haya que volver al concepto de terminal server original con clientes sin un disco duro propio. Se habla en este caso de Thin Clients (clientes ligeros). Estos sistemas de escritorio ligeros tienen, además, la ventaja de ser de bajo consumo y de tener un tiempo de vida elevado como estación de trabajo habitual.

Máxima flexibilidad

Entre las grandes ventajas de los terminal servers está también la posibilidad de acceder a los servicios disponibles (incluidas bases de datos personales) sin apenas restricciones. Tanto al seleccionar el terminal como el sistema operativo, los usuarios tienen total libertad. El sistema elegido debe soportar el correspondiente software de cliente de terminal server y el protocolo necesario para establecer la comunicación. Dado que no se necesita ninguna conexión física entre servidor y cliente para el acceso remoto, los recursos pueden utilizarse desde cualquier lugar.

Seguridad de red y de datos

El alojamiento y la gestión centralizados de aplicaciones ofrecen la ventaja de presentar una menor vulnerabilidad a ataques externos. Puesto que los datos no abandonan el entorno del servidor, esto permite crear un amplio concepto de seguridad con una inversión menor. Si en un cliente se produce un accidente imprevisto (corte eléctrico, contaminación por virus, ciberataque, etc.), los datos de programa y de usuario almacenados en el terminal server no se verán amenazados en ningún momento. Las copias de seguridad y los programas de protección se encargan mientras tanto de la seguridad.

¿Qué desventajas tiene el modelo cliente-servidor de terminales?

Todas estas ventajas convierten a los servidores de terminales en una inversión útil para numerosas empresas. Una condición para ello es que las necesidades de aplicación de los diversos clientes no varíen demasiado. Si los terminales presentan requisitos muy variados de hardware y software, las redes cliente-terminal server no resultan prácticas. En este caso no se revela la ventaja de su instalación y cuidado uniformes, aunque sí existe independencia con respecto a la instancia de gestión central. Esto pone de relieve una de las pocas desventajas específicas de dicho modelo: los usuarios del servicio de terminal presentan automáticamente algunas limitaciones (p. ej., de administración) y no pueden utilizar las distintas aplicaciones si hay un fallo en el servidor. 

Otra desventaja es que los terminal servers no siempre soportan todos los programas informáticos. Si las aplicaciones alojadas de forma centralizada no son compatibles con el servidor, el modelo remoto no resulta de mucha aplicación para las empresas. Asimismo, los modelos de licencia vinculados al servidor y los servicios también pueden desarrollarse igualmente como criterios de exclusión cuando estos no resultan rentables para las necesidades específicas.

Nota

Los servidores de terminales solo soportan los programas que tienen que acceder a hardware especial, como escáneres de documentos, en casos muy excepcionales.

Servicios de terminal y escenarios de aplicación

Entre los típicos servicios de terminal, también denominados a menudo como servicios de escritorio remoto, se cuentan las aplicaciones empresariales estándares como Office Suites, aplicaciones de correo electrónico, herramientas de desarrollo y frameworks, herramientas de colaboración, etc. Si hay lugares de trabajo fijos que requieren este tipo de aplicaciones para la colaboración y comunicación empresarial de manera eficiente, adaptada a todas las plataformas, con el máximo control y de un modo independiente, los terminales de servidores son la solución más adecuada. El concepto cliente-terminal server ha resultado ser muy práctico para alojar software propio de forma centralizada y no en la web y este tiene que estar disponible para usuarios en diferentes ubicaciones.

Además, la tecnología de terminal se utiliza con frecuencia en instituciones públicas. Así, los Thin Clients son una herramienta eficaz en ministerios, colegios, universidades o bibliotecas para, por ejemplo, brindar acceso a servidores de datos y directorios internos o a aplicaciones propias. Los ordenadores utilizados para fines educativos también funcionan a través de servidores de terminales.

Entre las opciones más importantes para instalar un terminal server se encuentran Citrix, Microsoft Windows Server y LTSP (Linux Terminal Server Project).