Instalar tu propio servidor para Minecraft

El videojuego de construcción Minecraft se ha convertido en un verdadero fenómeno global, con más de 100 millones de usuarios registrados que diariamente desafían su ingenio con los bloques de construcción, o exploran el mundo abierto del juego mientras juegan en red con otros ususarios. Muchos de ellos optan por instalar un servidor Minecraft propio para el modo multijugador, algo que tiene especial sentido si se quieren gestionar los ajustes o jugar con un círculo de amigos. Pero, ¿cómo se instala un servidor para Minecraft y cuál es el más indicado para ello?

El modo multijugador de Minecraft

El modo multijugador en línea es considerado el núcleo de Minecraft, pero para esta modalidad en la que intervienen varios jugadores es necesario contar con un servidor que representa la puerta de entrada al mundo de Minecraft. Los servidores disponibles se diferencian entre sí tanto por sus modos de juego como por el número de jugadores. Como usuario, tienes la posibilidad de escoger el juego que te interese en los servidores de acceso público que figuran en las listas de servidores Minecraft, pero como tal no tienes ninguna influencia sobre las condiciones del juego, ya que estas son establecidas por su administrador. Y un grupo de amigos, por ejemplo, podría no encontrar sitio para todos en el servidor seleccionado. La única manera de disfrutar de una experiencia a medida se consigue creando un servidor Minecraft propio. Solo así puedes determinar el modo de juego o el número de personas que tienen acceso a los mundos imaginarios, entre otros ajustes.

Si está previsto que el servidor sea público y admita una gran cantidad de jugadores, entonces lo mejor es alquilar un servidor Minecraft, ya que los servidores de este tipo están permanentemente online y disponen de la capacidad de procesamiento necesaria para el modo multijugador a gran escala. Los llamados servidores raíz dedicados ofrecen al respecto las mejores ventajas.

El modo multijugador de Minecraft con un servidor raíz

Un servidor raíz dedicado –también servidor dedicado o servidor raíz− pone a tu disposición todos los recursos de  hardware necesarios. A diferencia de otros tipos de servidores, un servidor dedicado ofrece el más alto rendimiento (ya que se “dedica” exclusivamente a tu proyecto), dispone de mayor amplitud de banda y es menos vulnerable a desfases.

La potencia que ha de tener este servidor dedicado depende del uso que le demos al servidor de Minecraft. La memoria determina, por ejemplo, cuántos usuarios pueden jugar a la vez sin perder rendimiento, por lo que, si se quiere crear un servidor Minecraft para una gran cantidad de jugadores o se quieren hospedar varios mundos, la potencia ha de ir a la par. En el Minecraft Wiki puedes consultar unas tablas muy útiles con los requerimientos de los servidores Minecraft en función de los sistemas operativos.

Si aún no tienes un servidor para tu propio alojamiento Minecraft, encuentra aquí los servidores de juegos de alquiler más adecuados.

Instalar Minecraft en un servidor raíz dedicado

Si ya te has decidido por el servidor adecuado, ya puedes instalar Minecraft. De tus preferencias personales y de tus conocimientos previos dependerá que escojas entre Windows, Mac OS X o Linux para alojar el juego. Si lo necesitas, en Minecraft Wiki encuentras detallados tutoriales para la creación de un servidor para Minecraft para todos los sistemas operativos.

A modo de ejemplo, mostramos cómo instalar un servidor Minecraft para Windows:

  1. Accede a tu servidor raíz en primer lugar.

  2. Comprueba que está instalada la versión más actual de Java. Si no fuera así, descárgala de la página oficial de Java e instálala en el servidor.

  3. Descarga el programa para el Multiplayer-Server de Minecraft para Windows desde su página oficial . Guarda el archivo .exe en una carpeta nueva y ejecuta el archivo. El servidor se configurará de forma automática y los archivos se añadirán a la carpeta. Si el servidor no carga, deberás asegurarte de que en los ajustes cuentas como administrador: haz clic con el botón derecho en el archivo .exe, selecciona 'Run as administrator' e introduce la contraseña del administrador.

  4. Una vez creado el servidor para Minecraft, se ha de comprobar en el archivo eula.txt que el Contrato de licencia para el usuario final se ha aceptado. Para ello se abre el archivo y se comprueba que en la última línea figure “eula=true“. Si en su lugar se lee “eula=false“, se cambia el “false“ por “true” y se guardan los cambios.

  5. Para tener el control sobre el servidor de Minecraft necesitamos derechos de operador: se cierra para ello el servidor, se introduce nuestro nombre de usuario en Minecraft en el archivo ops.txt y lo guardamos. Ahora podemos realizar cambios en los ajustes del juego.

  6. El siguiente paso es abrir un puerto para que otros jugadores tengan acceso al servidor. En el archivo server.properties figura, por defecto, el puerto 25565. Comprueba que en tu servidor también se indique este puerto y en caso contrario, abre en el router la redirección o tunelado de puertos (Port forwarding) e introduce el número del puerto correspondiente. Si hay que introducir una franja de puertos, se han de introducir los números de puerto correspondientes tanto al inicio como al final.

  7. Por último, comunica a los jugadores que accederán a tu servidor Minecraft la dirección IP y el nombre del servidor. Una vez cuenten con estos datos, añádelos a Minecraft en el punto del menú correspondiente para que puedan acceder a tu mundo Minecraft.

Ajustar el servidor Minecraft

Una vez instalado el servidor, se pueden llevar a cabo los ajustes necesarios. Estos se realizan en el archivo server.properties. Introduciendo la cifra que corresponda en su campo o cambiando el comando de “true” a “false” es posible, entre muchas otras cosas, fijar el número de jugadores, influir en el aspecto visual del mundo y cambiar el grado de dificultad.

También podemos admitir o rechazar jugadores. Introduciendo el nombre o la dirección IP de estos jugadores en los archivos banned-players.txt y banned-ips.txt respectivamente, se restringe el acceso. Por el contrario, mediante una Whitelist se puede fijar quién tiene acceso directo a nuestro servidor: introduce los nombres de los jugadores autorizados en el archivo white-list.txt, y todos los que no figuren en ella no tendrán acceso al mismo. Así de fácil es posible configurar un mundo Minecraft privado para nuestro círculo más cercano.

Como ves, alquilar y gestionar un servidor Minecraft permite un sinfín de posibilidades para disfrutar de una experiencia multijugador de Minecraft sin limitaciones.