¿Te ha gustado el artículo?
0
¿Te ha gustado el artículo?
0

HTML5 vs. Flash o por qué Chrome ya no soporta Flash

Adobe Flash ha dominado la red durante mucho tiempo. A la hora de ofrecer contenido multimedia en las páginas web, como vídeos, animaciones o juegos, los administradores no podían ignorar esta norma de facto del desarrollo web muy a pesar de sus vulnerabilidades, de sus problemas de estabilidad, de sus hándicaps en cuanto a rendimiento y de su difícil aplicación en dispositivos móviles. Sin embargo, la era Flash ha llegado a su fin, algo que no escapa ni a la misma casa madre Adobe. Con elementos multimedia nativos, desde octubre de 2014, el estándar web abierto HTML5 representa una atractiva alternativa a los productos propietarios de Adobe. Tras Apple y Mozilla, el gigante digital Google es quien anuncia ahora la retirada de su apoyo a este formato tan problemático y no sin razones.

Qué es Flash

Como plataforma de software para la creación y representación de contenido multimedia interactivo, Adobe Flash ha cambiado la apariencia de Internet. Esta tecnología, originariamente desarrollada por Macromedia, permite animar elementos de texto e imagen para ofrecer vídeos, juegos y aplicaciones interactivas en el navegador.

Flash soporta la visualización bidireccional de contenido audiovisual, desde 2011 también en tres dimensiones, e integra el uso del ratón, del teclado, del micrófono y de la cámara. La programación de las animaciones Flash se realiza con el lenguaje de programación orientado a objetos ActionScript y el entorno de autores de Flash Animate CC, antiguo Flash Professional, ofrece los parámetros gráficos. Adobe también ha creado el entorno de ejecución independiente de plataforma AIR (Adobe Integrated Runtime) para el desarrollo de videojuegos y aplicaciones para la web, para escritorio o para terminales móviles.

Los proyectos basados en Flash se distribuyen en el formato propietario Shockwave Flash (SWF), que contiene la animación en forma binaria comprimida. Adobe publicó la especificación de este formato en 2008 en el marco del Adobe Open Screen Project. Este formato, no obstante, no cumple con los criterios de un estándar abierto.

Desde el punto de vista del usuario, los archivos en formato SWF requieren la implementación de una interfaz de programación de aplicaciones o API, que se integra como plugin en el navegador web. Su reproductor, el famoso Adobe Flash Player, fue el producto de la casa que más se expandió. En la forma de publicidad animada, marcadores en directo (live ticker) interactivos, menús, minijuegos o reproductores de vídeo, el comienzo del nuevo siglo vio como el contenido en Flash conquistaba la red al completo. Esta expansión se vio apoyada por portales de vídeo tan populares como YouTube, cuyo uso requirió, durante mucho tiempo, la instalación del plugin de Flash para poder ver los vídeos en la plataforma.

HTML5 vs. Flash: la decadencia de la era Flash

Aún hasta el año 2010, Adobe Flash Player estaba instalado casi en todos los equipos con conexión a Internet y, por este motivo, era un blanco muy estimado entre los desarrolladores de malware. Sus talones de Aquiles en cuanto a seguridad, parcialmente de gran gravedad y que el fabricante se esforzaba en resolver en un tiempo más o menos breve, saltaban a la luz con cierta frecuencia. Un hito desafortunado se alcanzó en 2015 cuando Adobe tuvo que admitir dos veces consecutivas que no disponía del parche adecuado para vulnerabilidades graves. Como consecuencia, los fabricantes de los navegadores más importantes recomendaron la desactivación inmediata del plugin. Sin embargo, el final de la era Flash había comenzado ocho años antes.

Apple se niega a utilizar Flash

Cuando Apple lanzó su iPhone en 2007 no solo presentó el primer teléfono inteligente moderno con tecnología táctil, sino también un popular dispositivo que rehusaba utilizar Flash como estándar consuetudinario. Esto generó una oleada de críticas a la compañía por parte de desarrolladores y consumidores, a la que el mismo Steve Jobs respondió tres años después con una explicación personal del porqué de esta decisión en forma de ensayo. En “Thoughts on Flash” el fundador de Apple enumera seis argumentos que explican la retirada del apoyo de la compañía al formato Flash en sus terminales móviles:

  1. Adobe Flash es un software propietario
  2. Casi todos los formatos de video también están disponibles en el más moderno H.264
  3. Adobe Flash es inseguro e inestable
  4. Flash reduce la duración de la batería de los terminales móviles de forma considerable
  5. Es un estándar no adecuado para dispositivos con pantalla táctil
  6. Interfiere de forma molesta entre la plataforma y el programador

De modo que, en lugar de implementar una tecnología anticuada, Apple anunció que iba a orientar el sistema operativo móvil iOS hacia HTML5, la alternativa a Flash. Adobe vio en esta decisión motivos más comerciales que técnicos, pero tuvo que aceptar el cambio en la red derivado de la popularidad de los aparatos Apple. Los administradores empezaron a ofrecer de forma creciente las versiones móviles de sus páginas sin contenido Flash, incluyendo los vídeos y las animaciones en el formato HTML5.

YouTube también se pasa a HTML5

Flash fue el formato estándar para la visualización de vídeo en YouTube desde sus comienzos. Aquellos usuarios que deseaban ver algún clip de vídeo en el navegador se veían obligados a instalar el plugin de Flash y actualizarlo regularmente. En 2010, con la decisión de los desarrolladores del portal de ofrecer su oferta también en el formato HTML5, todo cambia radicalmente y desde 2015 todos los contenidos visuales de la página se pueden visualizar con HTML5 sin necesidad de instalar el famoso plugin. Hoy Adobe Flash ha desaparecido por completo del portal de vídeos.

Adobe anuncia un cambio de dirección

Este creciente rechazo generalizado del formato SWF no pilló a la casa Adobe desprevenida. Ya en 2011 la compañía anunció querer integrar HTML5 en productos y servicios propios, al mismo tiempo que proclamó el cese de las versiones móviles de Flash hasta que finalmente, en 2015, Flash Professional fue rebautizado como Adobe Animate CC. Esta versión completamente reelaborada del software para animaciones soporta Canvas, el elemento nativo de HTML5, y la interfaz gráfica 3D WebGL. En ambos casos se trata de estándares web abiertos. La empresa recomienda a los usuarios que quieran crear contenido web animado con productos Adobe utilizar HTML5 en lugar de Flash.

No obstante, Adobe también promete ocuparse en el futuro de la seguridad y la compatibilidad de contenidos en Flash. En el campo de la gamificación, los nuevos estándares abiertos no están aun completamente desarrollados, por lo que se sigue trabajando en colaboración con Facebook para que los contenidos de este tipo basados en Flash sigan funcionando de forma segura y fiable.

Google Chrome y Flash: historia de un desencuentro

De la misma forma que otros exploradores, Google también ha ido restringiendo de forma paulatina el soporte a Adobe Flash. Desde 2015, el plugin para ver contenidos Flash está desactivado por defecto en su navegador Chrome y sus usuarios han de confirmar activamente que desean ejecutar esos contenidos, pero ahora parece que esta tecnología va a desaparecer definitivamente del mundo Chrome. En agosto de 2016, los desarrolladores de Chrome dieron a conocer que, a partir de la versión 53, los contenidos en Flash que el navegador carga en un segundo plano también serían bloqueados de forma predeterminada. Como explicación a esta decisión, el equipo no aportó ni motivos de seguridad ni de estabilidad, sino la esperanza de aumentar significativamente la velocidad. Según afirman los desarrolladores, el 90 por ciento de todo el contenido Flash en la web sin valor añadido para el usuario se procesa en un segundo plano, principalmente en el marco del análisis web, lo que perjudica los tiempos de carga.

Pronto Flash jugará un papel secundario en Chrome porque con la versión 55 que se espera para diciembre de 2016 Google pretende utilizar exclusivamente HTML5. Los contenidos en Flash se tendrán que activar expresamente de forma manual cuando una página web solo ofrezca esta opción para mostrar sus animaciones. Esto significa que, en su posición de líder del mercado de los navegadores web, Google podría expulsar a Adobe Flash de forma definitiva de la red.

HTML5, la alternativa a Adobe Flash

Este interés general por pasar de Adobe Flash a HTML5 tiene diversos motivos, aunque sobre todo sobresalen dos: HTML5 es un estándar web abierto y no requiere la instalación de plugins adicionales. Mientras que Flash, como software propietario, es controlado por la casa Adobe, HTML5 es abierto y está desarrollado y documentado en el consorcio W3C, internacional e independiente, de tal forma que cualquier desarrollador de software puede disponer de este estándar web sin restricciones o licencias.

En HTML5 los contenidos multimedia se integran en el código fuente de una página web con elementos nativos de audio y vídeo, así como mediante la capa gráfica Canvas, de forma que no es necesaria una interfaz extra de programación como ocurre con Adobe Flash Player. Es así como HTML5 evita una vulnerabilidad central que Adobe nunca ha podido cerrar del todo, pues cada plugin que se instala en el navegador ofrece un blanco para los piratas informáticos, sin olvidar que cada plataforma necesita su propio plugin. Por el contrario, los contenidos multimedia integrados en una web mediante HTML5 se pueden visualizar en cualquier plataforma, al ser hoy capaces todos los exploradores conocidos de interpretar este estándar. Aunque Adobe tiene en sus planes seguir soportando Flash, es bastante improbable que invierta en el desarrollo futuro de esta tecnología. En lugar de ello, lo más plausible es que se concentre en la elaboración de actualizaciones de seguridad.

Los nuevos elementos para contenido multimedia del estándar de hipertexto no solo afectan a la relevancia del software propietario de Adobe, sino también a Silverlight, la alternativa a Flash desarrollada por Microsoft, que la ofrece como plugin independiente para diversos modelos de navegador. En Edge, navegador que fue lanzado junto con Windows 10, Microsoft prescinde de la interfaz para el plugin y en lugar de Silverlight, los contenidos multimedia se presentan con HTML5. Aunque el contenido en Flash se sigue soportando, el Player ya no es un plugin, como en Chrome, sino un módulo integrado en el software.

Los webmasters deberían estar también atentos a esta evolución y reaccionar diseñando el contenido Flash en un formato compatible con HTML5.

Convertir SWF a HTML5, cómo y por qué

El acceso a contenido Flash ya está hoy en día limitado en cierta medida para aquellos usuarios que navegan con Google Chrome o Mozilla Firefox. Tal y como se están desarrollando las cosas, es fácil darse cuenta de que en un futuro próximo los navegadores más utilizados bloquearán por completo las animaciones en formato SWF, como ya sucede en el terreno del Internet móvil. Para garantizar que los usuarios puedan visualizar todos los contenidos de una web correctamente sus administradores deberían convertir las animaciones de Adobe Flash en HTML5.

Lo mismo se puede decir de los anuncios basados en el formato Flash que se publican en redes publicitarias como Google AdWords, BingAds o DoubleClick. Ya en junio de 2015, Google anunció la conversión de toda la publicidad de display a HTML5 y hasta el 1 de julio del siguiente año los clientes de Google disponían de la herramienta Swiffy para poder convertir Flash en HTML5. Hoy Google recomienda a sus clientes el software de la casa Google Web Designer o el Animate CC de Adobe.

  • Google Web Designer: el editor web gratuito de Google, herramienta disponible como aplicación de escritorio para Windows, Mac y Linux, posibilita diseñar páginas web dinámicas y anuncios publicitarios con HTML5. La vista de diseño contiene diversas herramientas de dibujo, un editor de texto y herramientas para diseño en 3D. Las animaciones se controlan mediante un eje temporal. La vista de código, que destaca por las funciones de resaltar la sintaxis (syntax highlighting) y autocompletar el código, permite utilizar HTML, CSS, JavaScript y XML. Sin embargo, a diferencia de lo prometido por Google y a juzgar por las experiencias de los propios usuarios, para los proyectos más complejos este software se queda algo corto.
  • Adobe Animate CC: el popular software para crear animaciones Adobe Flash Professional se llama ahora Animate CC y está disponible únicamente en la Creative Cloud de Adobe, lo que exige contar con la suscripción correspondiente que también permite utilizar el software sin conexión como aplicación de escritorio. La paleta de funciones no ha cambiado respecto a la versión precedente, pero con su orientación a HTML5 y a WebGL, Adobe se abre a los estándares web abiertos, mientras sigue soportando el formato SWF. En su página web, Adobe ha publicado un videotutorial [Convertir Flash en HTML5, videotutorial en la página web de Adobe] (https://helpx.adobe.com/animate/how-to/convert-flash-ads-to-html5.html) donde se muestra cómo convertir animaciones Flash en elementos canvas de HTML5. Vinculando Animate CC a otros programas de la casa como Muse, InDesign o Dreamweaver, el software permite también exportar las animaciones como archivos OAM.

HTML