Registro de nombres comerciales y marcas: protege tu empresa

La creación de una empresa va ligada a la selección del nombre más adecuado para ella. Si este tiene un gran potencial de marca, es decir, si adquiere rápidamente popularidad y es garantía de la calidad de dicha empresa, es conveniente optar por la protección de la marca y del nombre comercial. Para asegurarse la exclusividad de su uso es necesario informarse acerca de cómo funciona el proceso de registro de nombres comerciales y marcas y recurrir a la autoridad pertinente.

El registro de marcas o de nombres comerciales es un procedimiento que te ayuda a proteger tu negocio, pero ¿cómo se lleva a cabo?

Registro de nombres comerciales y marcas para emprendedores

En el momento de crear una empresa, una de las primeras preguntas se refiere a la protección del nombre comercial o marca elegidos. Lo primero que se debe hacer es comprobar si no hay ninguna otra empresa que esté usando dichas denominaciones. Para ello, se puede hacer una búsqueda por Internet, pero para lograr resultados más precisos se puede recurrir a bases de datos oficiales como el localizador de marcas de la OEPM, la base mundial de datos sobre marcas de la OMPI o TMview, una aplicación que ofrece información sobre marcas.

No hay que olvidar que los términos nombre comercial y marca presentan algunas diferencias entre sí, como se indica posteriormente. Aun así, la inscripción de los mismos se realiza de forma muy similar.

Si el nombre está disponible, habrá que proceder a su solicitud, proceso que se hará personalmente, mediante los servicios de un representante o incluso de un Agente de la Propiedad Intelectual. Dicha solicitud se presentará en la Oficina Española de Patentes y Marcas, en los Centros Regionales de información de la Propiedad Intelectual correspondientes a cada comunidad autónoma, o en otros lugares acreditados a tal efecto.

Tras pasar por un proceso en el que entran en juego diferentes estadios como el examen formal, el examen de licitud, la publicación de la propia solicitud, el examen de fondo, etc., se concede el nombre comercial o la marca, ambos tienen una validez de 10 años desde la presentación de la solicitud y la protección que garantizan se extiende al ámbito nacional. Este proceso no debe confundirse con la inscripción de las denominaciones sociales, que se llevaba a cabo en el Registro Mercantil Central.

Inscripción de denominaciones sociales en el Registro Mercantil

Tal y como recoge la propia página del Registro Mercantil Central (RMC) [Página del RMC] (http://www.rmc.es/), dicha entidad es “UNA INSTITUCIÓN OFICIAL DE PUBLICIDAD que permite el acceso a la información mercantil suministrada por los Registros Mercantiles Provinciales desde el 1 de Enero de 1990, una vez que los datos son ordenados y tratados de acuerdo con el artículo 379 del vigente Reglamento del Registro Mercantil”.

Tanto comerciantes como sociedades mercantiles (entre ellas se agrupan la sociedad colectiva, la sociedad anónima, la sociedad comanditaria o la sociedad de responsabilidad limitada) tienen la obligación de proceder a su registro en el Registro Mercantil, que se efectúa en el Registro de la provincia donde está situado el domicilio social de la sociedad. Para ello hay que presentar el certificado de denominación social, que puede descargarse desde la página web del Registro Mercantil Central, y será el que acredite que el nombre seleccionado no coincide con el de ninguna sociedad ya existente.

Tras la concesión de dicho certificado, el nombre tendrá que ser registrado ante notario, como indica el artículo 413 del Reglamento del Registro Mercantil vigente, cuyo primer apartado pone de manifiesto que “No podrá autorizarse escritura de constitución de sociedades y demás entidades inscribibles o de modificación de denominación, sin que se presente al Notario la certificación que acredite que no figura registrada la denominación elegida.”

A este respecto, cabe destacar que el nombre comercial difiere del nombre registrado en el Registro Mercantil. Mientras que el nombre comercial es el que se utiliza en el ámbito comercial como identificador de las empresas en el tráfico mercantil, el que se inscribe en el Registro Mercantil es, por así decirlo, el nombre formal que aparece en documentos importantes como facturas o contratos.

Registro de marcas comerciales y de nombres comerciales: derecho aplicable

El registro de nombres comerciales y de marcas como tal te otorga todos los derechos para su protección. Bajo el concepto de marca se pueden inscribir productos, servicios y empresas diferenciándose de sus competidores, y esta les otorga reconocimiento y seriedad. No obstante, uno de los factores más importantes a este respecto es no incumplir el derecho vigente.

La inscripción de una marca o de un nombre comercial está sujeta al derecho de marcas. Si alguien utiliza el nombre de tu marca, puedes tomar acciones legales contra dicha persona e incluso reclamar una indemnización por daños y perjuicios. Lo principal es proteger jurídicamente tu marca o nombre comercial de la mejor manera posible y utilizarlos de un modo duradero.

Como indica el artículo 4.1 de la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas, “Se entiende por marca todo signo susceptible de representación gráfica que sirva para distinguir en el mercado los productos o servicios de una empresa de los de otras”. En su denominación se pueden incluir palabras o combinaciones de palabras, imágenes, símbolos, dibujos, signos sonoros, etc. Sin embargo, la ley también contempla ciertas restricciones que atañen a los signos carentes de carácter distintivo, a reproducciones del escudo, bandera u otros emblemas de España, a los signos que van en contra de la Ley o que suponen un ataque contra el orden público, etc. Por su parte, la misma Ley también recoge información sobre los nombres comerciales y el artículo 87, concerniente al concepto y las normas aplicables, establece que “Se entiende por nombre comercial todo signo susceptible de representación gráfica que identifica a una empresa en el tráfico mercantil y que sirve para distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares.”

Para obtener información detallada sobre la solicitud de ambos conceptos, accede a la página web de la OEPM, donde encontrarás los formularios para la solicitud tanto de marca nacional como de nombre comercial. Asimismo, en lo que concierne a su registro, es necesario aportar el pago de unas tasas previamente fijadas, y que podrás consultar al hacer clic en el siguiente documento.

Protección de marcas a nivel de la UE

Más allá de la marca nacional, que solo tiene vigencia en todo el territorio español, para darle un alcance europeo al nombre comercial se necesita algo más que el registro de marcas comerciales en la OEPM. Para obtener protección a nivel europeo se puede adquirir la marca de la Unión Europea, antes conocida como marca comunitaria que, como el propio nombre indica, ofrece protección en todos los estados miembros de la Unión Europea con un solo registro.

Tal y como se indica en la página desde la que se hace la solicitud, “una marca de la Unión Europea (MUE) le otorga derechos exclusivos en todos los actuales y futuros Estados miembros de la Unión Europea mediante un registro único”, tiene un período de validez de 10 años a partir de la solicitud de la misma y puede renovarse de manera indefinida cada 10 años, como ocurre con los nombres comerciales, y se realiza sin recargo alguno en el importe de la tasa. Para su registro, visita la página web oficial de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO). Si haces clic aquí, podrás acceder a una clasificación de las diferentes tasas que es necesario abonar para solicitarlas.

Protección de marcas a nivel internacional

Si quieres ampliar fronteras y dotar al nombre comercial de tu negocio de una protección que vaya más allá del territorio europeo, deberás acceder a la página de la OMPI, en la que encontrarás el sistema internacional de registro de marcas o Sistema de Madrid.

Este está disponible para aquellos usuarios que tengan vínculos de carácter personal o comercial con uno de los Miembros de la Unión de Madrid, lo que implica tener el domicilio o un establecimiento industrial en uno de los 116 países que conforman los 100 miembros del Sistema de Madrid o proceder de uno de esos países.

El costo de este registro de marcas internacional está sujeto a la naturaleza de la marca, a los países a los que hace referencia la protección, así como a la cantidad de tipos de productos y servicios a los que da cobertura el registro y se expresa en francos suizos. Para consultar la lista detallada de tasas bajo el Protocolo de Madrid visita la siguiente página.

Al igual que el registro de marcas a nivel europeo, las internacionales también se conceden durante un período de 10 años, tras lo que pueden renovarse por períodos sucesivos de 10 años.

Aviso

Algunos países como Canadá o Brasil no forman parte ni del Sistema de Madrid ni del Protocolo de Madrid. Por ello, para registrar un nombre comercial o marca en estos países hay que dirigirse a la oficina nacional correspondiente.

¿Por qué debe registrarse un nombre comercial o marca?

El registro de un nombre comercial o marca permite su protección y evita que otras empresas puedan utilizarlos. La comisión u omisión de este derecho tiene efectos tanto positivos como negativos, tal y como te mostramos a continuación.

¿Qué ventajas plantea el registro de marcas y de nombres comerciales?

  • Con su inscripción como tal, el nombre o marca comercial goza de una protección que evita que haya competidores que utilicen nombres muy similares o idénticos o empresarios que hagan uso de la misma denominación. Esto permite elegir un nombre propio único y adaptado a las características de cada negocio.

  • Todo registro de marcas y de nombres comerciales también permite el reconocimiento por parte de los consumidores, que asociarán una imagen, símbolo o nombre exclusivo con los productos que se ofrezcan, otorgándole una mayor credibilidad y profesionalidad y, en definitiva, un valor único.

  • Como punto adicional, el registro de las denominaciones sociales en el Registro Mercantil, por su parte, le otorga seriedad y confianza a la empresa debido a las obligaciones legales a las que está sujeto el proceso.

¿Qué desventajas supone no registrar marcas y nombres comerciales?

  • No contar con un nombre comercial o marca debidamente registrados puede dar lugar a vulnerabilidades por no poseer la titularidad de los mismos.

  • La empresa carece de la protección y exclusividad que le otorga la posesión de una denominación única y exclusiva.

  • Con la omisión del registro de marcas comerciales o nombres no se adquiere la seriedad que este garantiza, por lo que el interés por parte de los clientes también se ve afectado, algo que también repercute en el ámbito del B2B (Business to Business).

  • El registro de nombres comerciales y de marcas va ligado al pago de tasas.

¿Qué nombres comerciales y marcas pueden registrarse?

En general, la protección de las marcas se obtiene con su inscripción en las entidades creadas a tales efectos. En ello, el registro de un nombre comercial o marca no puede concederse de forma similar en una misma rama para dos empresas, productos o servicios idénticos. Para ello, como ya se ha indicado anteriormente, el paso previo es comprobar en el directorio de empresas que no existe ningún negocio con la misma información.

En caso de querer registrar una marca a nivel europeo o internacional, también es conveniente realizar una investigación por los mercados comerciales correspondientes. La página web de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) recomienda dos bases de datos para comprobar la disponibilidad de las marcas en la Unión Europea. Asimismo, la EUIPO también ofrece una base de datos para la búsqueda con la Global Brand Database.

La selección de un nombre de marca está sujeta a algunas limitaciones, como ya se dijo anteriormente, de modo que no se puede utilizar cualquier palabra o símbolo, como los signos carentes de carácter distintivo, los emblemas, etc.

De esta manera, la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos no reconoce el nombre “Lektronic” como marca ya que está muy relacionado con artículos electrónicos. Así, Apple Inc. es la única empresa que puede firmar con dicho nombre de marca porque se engloba en el sector del hardware y del software y no tiene nada que ver con el comercio de manzanas.

Conclusión: el registro de nombres comerciales y marcas como medida de protección

En lo que respecta a la protección de nombres comerciales y marcas, no existe una única modalidad que garantice su seguridad a escala mundial, sino que esto se desglosa en el ámbito nacional, europeo e internacional. Independientemente de optar por la protección en el ámbito español, en el ámbito de la Unión Europea o en otros países, se recomienda recurrir a la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) y/o a la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (UEIPO), aunque la opción más conveniente es la de acudir a un abogado o experto en la materia. Cabe recordar que las denominaciones sociales son algo más especiales, pues se inscriben en el Registro Mercantil Central.

El registro de un nombre comercial no significa nada a priori. Por ello, no se recomienda adquirir el derecho de una dirección de Internet con el nombre de la empresa y sí registrar un dominio adecuado para la página web de la misma.

Consejo

En 1&1 puedes obtener un dominio con tu marca.

Por favor, ten en cuenta el aviso legal relativo a este artículo.