Fundamentos de Creative Commons

Las obras de fotógrafos, músicos o escritores no se pueden usar o copiar sin más, debido a que están protegidas por los derechos de autor. Sus creadores tienen el poder de decidir por sí mismos en qué medida quieren proteger sus obras para que otros puedan usarlas sin necesidad de tener que pedir permiso cada vez que se dé esta situación. Con ayuda de las diferentes licencias Creative Commons, los autores pueden autorizar el uso de contenidos mediales por parte de cualquiera y, a este respecto, los contratos de licencia estandarizados son una herramienta para ahorrarse el complicado trabajo jurídico que implica la protección de las obras.

El principio básico de Creative Commons

Creative Commons (CC) es una organización sin ánimo de lucro con sede en los Estados Unidos que pone a disposición de los usuarios diferentes contratos de licencia estandarizados. Con ellos, los autores pueden concederle al público los derechos de uso de sus obras y limitarlos en función de sus preferencias. Las licencias Creative Commons pueden usarse en cualquier tipo de medio, como, por ejemplo, imágenes, textos, piezas musicales y vídeos. El ejemplo más popular de uso de las licencias CC es el portal de almacenamiento de imágenes Flickr.

La diversidad de Creative Commons

La organización californiana ofrece numerosas licencias. Mientras que algunas permiten a los autores restringir el uso de sus obras, hay otras con condiciones algo menos restrictivas que les ofrecen la posibilidad de calificar sus obras como bien público (CCO). A la hora de seleccionar la licencia adecuada, se plantean tres cuestiones básicas:  

  • ¿Se tiene que mencionar al autor de la obra?
  • ¿Está permitido el uso comercial de la obra?
  • ¿Se puede modificar la obra? En caso de respuesta afirmativa, ¿se tiene que hacer referencia a la licencia?

Las licencias CC

Las preguntas anteriores dan como resultado cuatro condiciones de uso fundamentales. Su funcionamiento está supeditado a un principio modular, es decir, hay cuatro módulos básicos que regulan las obligaciones y prohibiciones que plantean y que se pueden combinar entre sí.

Combinación de módulos de licencia

De los módulos anteriormente citados se generan seis licencias:  

  • CC-BY: permite compartir, modificar o usar la obra con fines comerciales. Sin embargo, a la hora de publicarla es necesario nombrar/enlazar al autor, así como incluir la referencia a la licencia CC correspondiente. 

  • CC-BY-SA: con esta licencia la obra se puede distribuir, modificar y usar con fines comerciales. Todos los cambios y versiones derivadas figuran bajo la misma licencia de la obra original, por lo que se ha de indicar el nombre del autor y la licencia.

  • CC-BY-ND: bajo esta licencia, la obra se puede usar y distribuir con fines comerciales, siempre y cuando se mencione al autor y a la licencia, pero no se pueden hacer cambios ni modificaciones en la obra.
        
  • CC-BY-NC: permite distribuir y hacer cambios en la obra siempre y cuando se incluya el nombre del autor y la licencia. Sin embargo, no se permite su uso con fines comerciales.

  • CC-BY-NC-SA: con esta licencia se puede distribuir y modificar la obra, pero no para su uso comercial. Si se quiere publicar una obra derivada, será necesario hacerlo bajo la misma licencia de la obra original.

  • CC-BY-NC-ND: esta licencia permite el uso comercial de la obra si se menciona al autor y a la licencia, pero prohíbe la creación de obras derivadas de la obra original.

Licencia CC0, una inclusión en el dominio público

La licencia CC0 es una excepción, ya que esta otorga a las obras el carácter de bien público, es decir, el autor renuncia de manera irrevocable a cualquier tipo de derechos relativos a su obra. Esto significa que todas las condiciones expuestas anteriormente no tienen validez en este sentido y la obra puede utilizarse, distribuirse o modificarse sin restricciones. Si el autor o artista pone su obra a disposición bajo la licencia CC0, significa que está poniendo de manifiesto una declaración de renuncia. Esta licencia “no sujeta a ningún tipo de obligaciones” se aplica, principalmente, a bases de datos públicas.

¿Cómo puedo incluir una obra con una licencia Creative Commons en mi página web?

Quien quiera utilizar imágenes o textos en su página web siempre debe prestar atención a la correcta integración de las especificaciones de la licencia. Entre los datos obligatorios relativos, por ejemplo, a fotografías se encuentran:

  • El nombre del autor
  • El título de la obra
  • El enlace a la obra o al autor
  • La referencia y el enlace a la licencia correspondiente

Estos datos deben ir colocados, siempre y cuando sea posible, directamente bajo la obra en cuestión. Sin embargo, la referencia también puede integrarse en un índice de fuentes o de fotografías separado, aunque lo normal es incluirla en el Aviso legal.  

Ejemplo de cómo hacer un enlace correctamente:

La siguiente imagen fue publicada en Flickr por un fotógrafo bajo una licencia CC, que autoriza la distribución y modificación de la imagen por parte del público e incluso su uso para fines comerciales bajo la condición de que tanto el autor como la licencia sean reconocidos. La licencia correspondiente es CC-BY y se presenta de la siguiente manera:

Imagen
Reynermedia
CC-BY 2.0.

El identificador 2.0 hace referencia a la versión de la licencia. En los Estados Unidos está en uso la versión 3.0 y, a nivel internacional, ya se puede recurrir a la versión 4.0. Las versiones son compatibles entre sí.

¿Cuáles son las ventajas de Creative Commons?

En lo que concierne al trabajo diario de, por ejemplo, blogueros, gestores de páginas web o webmasters, el concepto de las licencias Creative Commons plantea muchas ventajas.

  • Seguridad jurídica: Creative Commons evita a los usuarios las complicadas cuestiones jurídicas. Las licencias CC ofrecen la seguridad jurídica de trabajar sin necesidad de llevar a cabo negociaciones complicadas.

  • Control sobre los derechos de autor: aun cuando un autor pone su obra a disposición del público, este sigue conservando los derechos de la misma. En calidad de autor, el artista sigue teniendo la capacidad de decidir cuál es el contexto en el que se puede usar su obra y tiene, además, criterio para prohibir su uso en un contexto sospechoso (p. ej., páginas pornográficas).

  • Libertad de adaptación: las licencias de Creative Commons son de naturaleza cambiante y ofrecen la posibilidad de mantener negociaciones individuales con los artistas. Si, por ejemplo, quiere usarse una obra con fines comerciales bajo la licencia BY-NC, se puede llegar a un acuerdo por escrito con el artista.

  • Gran pluralidad de medios de comunicación: el uso de licencias CC gratuitas y sencillas ha dado lugar a un aumento en el número de obras libres disponibles y, hoy en día, la selección es enorme. 

Los riesgos del uso de obras con licencias Creactive Commons

El uso de obras con licencias CC, sin embargo, no solo tiene ventajas, sino que también conlleva algunos riesgos.  

  • Violación de los derechos de las imágenes: este riesgo es relativamente elevado en el caso de las fotografías, ya que las imágenes denominadas como libres no siempre pueden usarse libremente, sobre todo cuando se violan los derechos de terceros. Cuando un fotógrafo autoriza los derechos de su obra, estos solo hacen referencia a ella y no al motivo de la misma. Si quieres obtener más información al respecto, visita nuestra guía sobre los derechos sobre la imagen en Internet.

  • Ausencia de responsabilidad por parte del administrador de licencias: el administrador de licencias está excluido de cualquier responsabilidad. En caso de que se produjera algún tipo de infracción, se pueden emprender medidas legales en contra del usuario. Por ejemplo, cuando un modelo no ha autorizado el uso de una imagen (derecho sobre la propia imagen) y demanda al usuario.

  • Solo licencia completa: una licencia incompleta o con errores no será concebida como tal. Por ejemplo, quien incluya imágenes bajo la protección de Creative Commons en su página web debe analizar las licencias con meticulosidad e integrarlas correctamente. En caso contrario, se puede producir algún tipo de sanción.

  • Documentación: las obras que se utilizan bajo las licencias correspondientes deben estar siempre bien documentadas. Cuando, por ejemplo, un artista excluye la licencia CC  y sostiene que nunca había autorizado el uso de la misma, el usuario debe comprobar que la realidad es distinta. 

Conclusión: la seguridad como factor esencial también en las obras libres

Las obras libres, ya sean piezas musicales, imágenes o textos, son una parte importante de los medios de comunicación (online). Estas aportan diversidad y, gracias a las sencillas licencias que ofrece Creative Commons, hoy en día se puede acceder a un elevado número de obras que están disponibles para todos independientemente de las posibilidades económicas. Sin embargo, en lo relativo al uso de este tipo de licencias es recomendable actuar con cautela. Aun en aquellos casos en los que los artistas ofrezcan sus obras al público, es conveniente cumplir las normas, es decir, ajustarse a las condiciones de las licencias de una manera precisa, incluir la documentación obligatoria y protegerse ante las posibles sanciones y otro tipo de situaciones desagradables. 

Tags: Imágenes