Google Pay: todo sobre el nuevo servicio de pago de Google

Nos movemos en una rutina en la que lo electrónico va ganando cada vez una ventaja mayor a lo analógico. También en los métodos de pago, el uso de tarjetas bancarias y de sistemas de pago online  está a la orden del día. Pero ¿qué pasa si damos otra vuelta de tuerca y pensamos en un mundo sin claves, sin monederos físicos llenos de tarjetas (la de crédito, la de débito, la de fidelización de tal tienda que nos gusta, la de regalo para utilizar en tal otro establecimiento) donde sea posible pagar o transferir dinero desde una cuenta bancaria con un solo clic? Desde hace algunos años disponemos de una serie de aplicaciones que han hecho este sueño realidad, nos referimos a Samsung Pay, Apple Pay o los monederos electrónicos de diferentes entidades bancarias. A principios de 2018 Google comunicaba el nacimiento de una nueva aplicación, Google Pay, diseñada para reunir dos servicios ya existentes: Google Wallet y Android Pay. Pero ¿qué es exactamente Google Pay? ¿Qué funciones incluye? ¿Cómo se utiliza? Todas estas cuestiones encontrarán respuesta a continuación.

Google Pay: app para pagos electrónicos

España se encuentra es uno de los países en los que ya se puede usar Google Pay, una aplicación para pagos electrónicos que vio la luz el 20 de febrero de 2018 y que se presenta como la unión de Google Wallet y Android Pay. Su objetivo: conseguir integrar en un solo servicio digital todas las tarjetas de pago de un usuario para permitir realizar pagos en aplicaciones, webs y tiendas con un solo clic. De esta forma el usuario que quiera comprar en una web ya no tendrá que escribir los datos bancarios para que la transacción se haga efectiva. Tampoco tendrá que recordar las claves de las tarjetas bancarias cuando pretenda adquirir un producto en un establecimiento, ya que con la tecnología NFC (siglas de Near Field Communication) es posible el desembolso sin siquiera contacto físico. Google Help muestra un vídeo donde explica cómo realizar este proceso con Google Pay:

Además, la app planea la transferencia online de dinero entre iguales con gran facilidad y sin cargo adicional. Sin embargo, esta última función, heredera de Google Wallet, todavía no está disponible en todos los países. De hecho, solo los usuarios en territorio estadounidense pueden hacer uso de la actualización de Google Wallet, que ha pasado a llamarse Google Pay Send.

En territorio español solo los usuarios de Android a partir de la versión Kit Kat 4.4 con un dispositivo móvil que incluya la tecnología NFC pueden disfrutar de las funciones de Google Pay. Asimismo, quienes ya tenían la aplicación Android Pay instalada solo necesitan esperar que se actualice para empezar a utilizar la app Google Pay sin perder los datos almacenados. Google Pay, por tanto, mejora la aplicación anterior, añadiendo nuevas funciones en cuanto a seguridad y aumentando el número de socios compatibles, ya sean tarjetas y bancos o establecimientos físicos.

¿Qué hay detrás de la app Google Pay?

Una vez instalada, a la que se tiene acceso a través de Google Play, hay que añadir los datos bancarios necesarios para pagar en tiendas. Gracias al diseño intuitivo y bien estructurado característico del gigante de Internet se distingue rápidamente cómo se organiza la información. Además del logo de la nueva herramienta, situado en el centro de la pantalla, la aplicación dispone de un menú desplegable en hamburguesa (tres líneas horizontales), así como de dos botones en la parte inferior con las opciones Home (inicio) y Cards (para las tarjetas).

En la parte inferior de la interfaz, en la opción “Cards”, se almacenan todas las tarjetas bancarias que el usuario quiera utilizar en su día a día, olvidándose así de tener que cargar con carteras rebosantes o de recordar el PIN para cada una de ellas. Se pueden añadir también las tarjetas de fidelización o de regalo de aquellos establecimientos asociados a Google. No obstante hay que apuntar que el número de establecimientos en los que se pueden usar las funciones de la recién estrenada app Google Pay también es limitado, ya que, por ejemplo, deben disponer de tecnología NFC.

Al clicar sobre el símbolo + se accede al menú para añadir todas las tarjetas que se desee.

Google Pay: seguridad y protección de datos

No se puede considerar que el servicio de Google Pay sea menos seguro que el resto de sistemas de pago. No obstante, al estar conectado a la cuenta de Google, existe un riesgo importante si terceros consiguen entrar en esta, pues no solo tendrían acceso a las tarjetas y al dinero, sino también a la información almacenada en los correos de Gmail o en la nube de Drive. Por eso, cuanto mayor sea el número de servicios que utilices con una sola cuenta de Google, más sentido tendrá aumentar la protección de todos los datos de acceso.

Claro está que Google Pay pone de su parte para garantizar la protección de los datos bancarios introducidos de forma que, por ejemplo, si terceros consiguen acceder a la aplicación de pagos solo podrán ver las últimas cuatro cifras de la tarjeta introducida, pues Google se ha encargado de sustituir el resto por puntos. Además, el gigante de Internet asegura que la información relativa a las tarjetas y cuentas están almacenadas en servidores seguros bajo cifrado e incluye otras medidas de seguridad con las que se preservan los datos más sensibles de cada usuario. No por ello hay que pensar que con estas medidas ha desaparecido todo riesgo a la hora de introducir datos bancarios en Google Pay, ya que una brecha de seguridad, como la que afectó al servicio Google Wallet en 2012, puede permitir a hackers robar dinero e información sensible de la cuenta de usuario. Por todo ello es esencial tener programas antivirus y cortafuegos en los dispositivos en los que se utilice este tipo de servicio.

Nota

Como ya se ha indicado, España es el único país hispanohablante donde se puede usar esta aplicación y aún se desconoce si también se facilitará su utilización en México y el resto de países de América Central y Sudamérica, si bien Google planea implementar la app en otros países.