¿Te ha gustado el artículo?
0
¿Te ha gustado el artículo?
0

Crear una tienda online: principios básicos

Siguiendo la estrategia correcta, todo producto es susceptible de ser vendido, lo que hace que abrir una tienda online sea más sencillo de lo que parece. Gracias a la existencia de una amplia gama de software para tiendas web con diseños modulares, no es necesario tener conocimientos sobre programación. Por regla general, las aplicaciones son fáciles de manejar y proporcionan los instrumentos necesarios, así como diseños prefabricados para crear la plataforma que más se adecúa a los productos. Con campañas de marketing online bien pensadas y herramientas de alto rendimiento, es posible comercializar las tiendas y los productos de manera rápida, eficaz y, en algunos casos, gratuita.

El concepto de negocio como base

Los nichos son adecuados para tener negocios online de éxito. En primer lugar, se puede empezar por llevar a cabo un análisis de mercado, en el que se recopilará información, por ejemplo, sobre los principales competidores y los precios de sus productos. Reflexiona si tiene sentido competir con los precios, o si no resulta más conveniente que destaques con un concepto extravagante. No siempre la tienda más económica es la más exitosa y la que mayor volumen de ventas tiene. En caso de que haya novedades en el mercado con respecto a tus artículos, es necesario averiguar si Internet es la plataforma adecuada para la distribución de los mismos y, para calcular el precio de venta más rentable para tu negocio. Se recomienda pensar con exactitud dónde residen los puntos fuertes de los productos y ponerlos especialmente de relieve en la presentación. Además, es conveniente explicarle de manera clara al cliente por qué debe darle un trato preferente a tu tienda y también hablarle de la calidad de la misma a través, por ejemplo, de envíos rápidos y de confianza, de la concesión de garantías, etc.

El nombre del negocio debe ser acorde con el concepto que se desarrolle al crear la tienda online. Es fundamental escoger un nombre original que al mismo tiempo sea sencillo y no cause confusión, es decir, un nombre que el cliente pueda retener en su memoria significa ganar la mitad de la batalla. En caso de centrar la atención en un sector determinado, resulta favorable que este también sea visible en el nombre del dominio; de este modo, los destinatarios tendrán constancia de que han dado con la tienda correcta. También sería conveniente tener en cuenta nuevas extensiones de dominio, como por ejemplo .tienda. Sin embargo, deben evitarse las URL crípticas, ya que es difícil que la mayoría de los usuarios las recuerden y, eventualmente, puede que estas repercutan de manera negativa en el ranking de Google. Por ello, es importante construir la tienda desde el principio con unas URL que, en la medida de lo posible, contengan nombres de categorías y de productos.

Consejo

¿Aún sin dominio? Consigue uno barato con 1&1.

El capital y las formalidades: así se logra un buen comienzo

Para poder crear una tienda online se necesita un capital inicial. Es fundamental, a este respecto, que se haga un cálculo amplio a la hora de fijar la cantidad necesaria para no desviarse de la idea inicial debido a los gastos adicionales que puedan surgir. Al principio, es conveniente invertir en hacerse visible tanto para clientes como para buscadores, por lo que en dicho cálculo deben incluirse los costes para las iniciativas de marketing, tanto online como offline, junto a los datos sobre almacenamiento de stock y sobre el volumen inicial de productos. Ya que no se puede dar por sentado que la tienda va a generar beneficios desde el principio, también se deben tener en cuenta los gastos de mantenimiento del primer mes. Entre ellos figuran tanto los gastos para el alojamiento web de la tienda y la compra de nuevos productos, como la remuneración de los componentes del equipo y de otros proveedores de servicios como los distribuidores. En cualquier caso, se debe realizar cada tarea con el respeto que se merece. Se puede empezar con un número limitado de productos para ver cuáles son los más demandados y cuál es la recepción de la oferta. Cuando consideres que el negocio esté funcionando bien, puedes adaptar dicha oferta y aumentar, de esa manera, el volumen de ventas.

Una vez hecho el cálculo, tan solo falta el último paso para poder crear la tienda online, esto es, el registro del comercio.  En primer lugar, se debe presentar una solicitud de marca o nombre comercial en la Oficina Española de Patentes y Marcas. También es necesario acudir al Registro Mercantil de la ciudad correspondiente y darse de alta en la Seguridad Social. En el caso de ser autónomo, esto se realizará en el Régimen Especial de Autónomos de la Seguridad Social. Además, se deberá realizar el alta censal a través del formulario 036, que se puede consultar aquí y se solicitará el CIF (Código de Identificación Fiscal). Estos datos no excluyen la consulta a la Tesorería General de la Seguridad Social, a la Agencia Tributaria o a abogados, con el objetivo de obtener información más detallada sobre el proceso de inscripción.  

Al abrir una tienda online también es necesario examinar las políticas de seguridad actuales. Solo se pueden evitar sorpresas desagradables y puede haber una dedicación íntegra al ámbito del eCommerce si tanto los productos como los trabajadores están asegurados.

Los diseños modulares y la tarea de crear tiendas online

Hoy en día, las plantillas de diseño sencillas hacen posible la construcción y el funcionamiento de las tiendas en Internet en un plazo corto de tiempo –siempre y cuando se haya elaborado de antemano un concepto para las mismas. Las aplicaciones de software correspondientes contienen, por defecto, plantillas optimizadas para la vista móvil. Los sistemas de software económicos para tiendas online suelen ser, por norma general, suficientes para las pequeñas y medianas empresas. Los sistemas de software de precios más elevados se diferencian, en su mayoría, en lo concerniente a sus capacidades y características adicionales. Para analizar lo que es realmente necesario se pueden utilizar las versiones de prueba gratuitas que ofrecen muchos proveedores. En el caso de decidirse de manera precipitada por un diseño modular sencillo que no ofrezca ninguna optimización de motores de búsqueda fiable o que limite mucho el número de productos, puede que la tienda no crezca lo suficiente. A este respecto, también es determinante la manera de desenvolverse con la aplicación, puesto que las mejores funciones carecen de utilidad si no se saben manejar. Es fundamental, por ello, que se tome el tiempo necesario para conocer todas las opciones y para informarse, además, sobre guías de programas para tiendas online.  

En las tiendas de los proveedores, donde se pueden alquilar soluciones de diseño modular que funcionan a través del servidor, la tarifa de alojamiento web está incluida en el precio mensual, y  se recibe tanto la tienda web como el dominio deseado para ella. Debido a que la tienda solo se alquila a un operador, los gastos de administración se reducen, pues dicho operador es el responsable del funcionamiento técnico seguro y fiable de sus centros de operaciones. De esta manera, la tienda está online las 24 horas del día y su propietario puede centrar la atención en el diseño y comercialización de los artículos, así como en mejores estrategias de venta y envío de productos o servicios.

Fundamentos jurídicos

El requisito jurídico fundamental a la hora de crear una tienda online es el anteriormente citado registro del comercio.  Además de la solicitud de marca o nombre comercial, también es importante tener en cuenta otros conceptos para estar legalmente asegurado y evitar sanciones.

  • Aviso legal: por ley, el operador de la tienda online tiene la obligación de exponer información pormenorizada sobre sí mismo y sobre su empresa en el denominado Aviso Legal. Este debe ser accesible desde cada página de la tienda y figurar en una pestaña independiente –usualmente a través de un enlace en la parte inferior de la página. Es conveniente informarse del tipo de datos que se deben proporcionar en cada caso. Junto a la información obligatoria como el nombre, la dirección o las opciones de contacto se incluyen eventualmente los datos relativos a los órganos de administración pertinentes o al Registro Mercantil así como al Número de Identificación Fiscal (NIF), y todo esto puede encontrarse en El aviso legal de una página web.

  • Derechos sobre fotos y textos: para incorporar fotos y descripciones de productos en la tienda online es imprescindible recurrir a contenido tanto propio como externo, pero si se copian contenidos de otros proveedores la consecuencia más evidente puede venir en forma de sanción. Por ello, lo recomendable publicar contenidos propios o producidos mediante el uso de servicios de profesionales. Otra opción es buscar textos y fotos de agencias cuyo uso esté permitido de acuerdo a un derecho de licencia (en la mayoría de los casos los derechos de uso se obtienen tan solo a través del pago de la licencia). Una alternativa es pedirle permiso directamente al titular de los derechos y el feedback positivo siempre debe estar representado por escrito.

  • Fijación del precio: existen normativas estrictas acerca de cómo se tiene que presentar el precio de los productos online. Por un lado se debe indicar el precio final real (este incluye el impuesto sobre el volumen de ventas y los gastos de envío), aunque los gastos de envío no forman parte de la descripción de los productos, sino que deben aparecer en la liquidación del pedido. Para los productos que se vendan según peso o tamaño también se debe indicar el precio inicial, es decir, por ejemplo 100 g = 1,99 Euro. Para obtener información sobre los umbrales del IVA a nivel internacional puedes consultar esta página.

  • Política de devolución: es fundamental informar a los clientes sobre los derechos de devolución, que por lo general comprenden un período de 14 días.

  • Condiciones de uso: las condiciones de uso son un aspecto fundamental de las tiendas online. En ellas se incluye información sobre las condiciones contractuales más relevantes, como por ejemplo: cómo se realizan los envíos, los plazos de entrega, la disponibilidad de los productos, las modalidades de pago, la garantía o la política de privacidad.

El software para tiendas ya incluye normalmente textos sobre las condiciones de uso, donde se pueden encontrar todo tipo de datos con los que los proveedores de las tiendas se comprometen jurídicamente, entre ellos los 14 días para realizar devoluciones, los gastos de envío o los plazos de entrega. En caso de necesitar asistencia jurídica, puedes ponerte en contacto con profesionales que te ofrecerán información actualizada sobre la legislación relevante para tu negocio.

Modalidades de pago y opciones de envío

A la hora de abrir una tienda online se deben tener en cuenta las modalidades de pago. Si los posibles compradores no encuentran una que se adapte a sus preferencias, puede que recurran a otro tipo de plataformas de venta. Entre las más demandadas se encuentra el pago mediante transferencia bancaria, contra reembolso, tarjeta de crédito o PayPal. Las interfaces para las  transacciones entre la tienda y los clientes  más comunes suelen estar incluidas en la mayoría de los sistemas de las tiendas. Para dotar de seguridad y confianza a las transacciones con los clientes, es recomendable hacer uso de protocolos criptográficos como SSL (Secure Sockets Layer).

Junto a los métodos de pago es importante que los pedidos se entreguen de manera rápida y eficaz. Por este motivo los programas para tiendas online actuales integran un enlace a las empresas de mensajería más importantes como DHL, Seur o MRW, entre otras. Ten en cuenta que la integración a posteriori de este tipo de servicios requiere labores extra de programación, por lo que puede resultar bastante cara. Así que estudia en profundidad cuáles son las funciones imprescindibles para tu tienda con el objetivo de evitar gastos extra que una adaptación así de la infrastructura podría conllevar. 

La estrategia de marketing más adecuada para la tienda

Cuando se crea una tienda online, la mejor manera de fomentar su crecimiento y su éxito es a través de una estrategia de marketing que se adecúe a ella, y que reúna elementos tanto online como offline. Por ello, la comercialización u optimización online tiene hoy en día un valor mucho más importante que hace unos años. La diferencia más notable que lleva consigo el marketing online, en comparación con las campañas offline, es que ello no solo afecta a los clientes, sino también a los motores de búsqueda. Así, las iniciativas de marketing online se preocupan por lograr una mejor posición para las páginas web en los resultados de búsqueda de los usuarios. Se recomienda averiguar cuáles son los canales a través de los que se pueden captar posibles clientes. Para algunos proyectos se pueden establecer campañas publicitarias de gran utilidad en forma de flyers y carteles, o mediante anuncios en los medios de comunicación impresos o en la TV, pero en otros casos puede ser más conveniente renunciar a ello. Del mismo modo, también puede ser útil averiguar si merece la pena hacer publicidad online, como por ejemplo en motores de búsqueda (SEA), en páginas web o en medios sociales.

En términos de optimización en motores de búsqueda (SEO) es conveniente ser activo, independientemente de decantarse por la publicidad online u offline. Aquí, entran en juego una serie de aspectos:

  • Descripción informativa e individualizada de productos con palabras clave, fotos y videos
  • Integración de testimonios de clientes y de la opción “Compartir en Facebook”
  • Indicación del sello de calidad, por ejemplo, a través de Trusted Shops
  • Enlaces a otras páginas de la tienda online (enlaces internos)

Integrar estos aspectos en tu proyecto o encargando la optimización a una agencia especializada en SEO, se verá reflejado no solo en los resultados de búsqueda, sino también en el volumen de ventas. Junto con los otros elementos relevantes como el concepto de negocio, la aclaración de todos los asuntos legales, la implementación de los diversos métodos de pago y envío, así como un cálculo del presupuesto adecuado, una estrategia coherente de marketing se ocupa de que, a la hora de crear una tienda online, se alcance el éxito deseado.

Magento SEA SEO