¿Te ha gustado el artículo?
0
¿Te ha gustado el artículo?
0

7 fundamentos de marketing online que debes conocer

El campo del marketing online es muy extenso, por lo que, al principio, puede ser complicado obtener una visión general y encontrar el enfoque adecuado para tu empresa. Este incluye las relaciones públicas online, las redes sociales, el marketing de afiliación, las campañas de newsletters o Google AdWords, todo dentro de un contexto coherente de marketing mix. Identificar los canales más relevantes y conseguir la mejor estrategia son decisiones que están en tus manos, pues dependiendo de la industria, la oferta, el público objetivo y tus propósitos, deberás priorizar unos canales y relegar a otros a un segundo plano. A pesar de todas estas variables, existen algunos fundamentos de marketing online reconocidos en el sector y que todo comerciante debería considerar. A continuación, te presentamos siete conceptos básicos del marketing online esenciales para un comienzo exitoso. 

1. Utilizar la página web como herramienta de comunicación

La página web corporativa es la tarjeta de presentación en Internet de toda empresa y, por lo tanto, la base de cualquier estrategia de marketing online. A pesar de que la importancia de las webs corporativas ha disminuido con el auge de las redes sociales, se mantienen todavía como un elemento fundamental a la hora de presentar, exhibir y extender la presencia de una empresa en Internet. Los esfuerzos detrás de una web corporativa son muchos y, en la mayoría de casos, estos no terminan cuando la página ha sido puesta en marcha. Una vez online, todo administrador o propietario de una web tiene que trabajar en ella, cuidando sus contenidos y utilizándola como instrumento de comunicación. Mantener una web actualizada y con contenidos innovadores no solo crea un incentivo para sus visitantes, sino que también envía una señal a Google de que sus contenidos son actuales y relevantes, y que, además, está siendo gestionada hasta la fecha.

Por supuesto, no es necesario que una pequeña panadería cree una página web utilizando un gran gestor de contenidos y una gran base de datos. A menudo, los blogs son una buena alternativa para pequeñas empresas, sobre todo en el sector gastronómico.

2. El contenido es prioridad

Perder de vista la calidad del contenido durante la planifiación de una estrategia de marketing es un error muy común. En los últimos años, y en comparación con la publicidad tradicional, como los anuncios de televisión o banners, el marketing de contenidos ha demostrado ser claramente sostenible. Todo empresario debe ser consciente del aumento de la importancia de los métodos del inbound marketing. Con este, a diferencia de la publicidad tradicional, en la que el contenido es enviado a los clientes potenciales, los contenidos se diseñan de una manera tan atractiva que son los mismos usuarios quienes los buscan y acceden a ellos. Es por esto que debes concentrarte en producir contenidos interesantes, entretenidos y de calidad que tengan un valor añadido para el lector. Recuerda que el hecho de posicionarte como un experto sobre tu propio tema es un factor fundamental a la hora de conseguir la confianza de tu público objetivo.

El buen contenido es la base del éxito del marketing online, pues ayuda a fijar los cimientos de una buena optimización web en los motores de búsqueda y, como factor de calidad, resulta de gran importancia en muchas otras disciplinas del marketing. Lo más importante es que el contenido sea único. El llamado unique content (contenido único) es imprescindible y por ninguna razón se debe copiar contenido de otras webs o apropiarse del contenido de otros y reclamarlo como propio.

3. El marketing online requiere tiempo y experiencia

Una campaña en las redes sociales o una estrategia de marketing de contenidos no se desarrollan e implementan de la noche a la mañana. El marketing online es un trabajo a tiempo completo. El cuidado de las redes sociales no debe quedar en manos de personas sin experiencia y la optimización de una página web no debe ser una tarea de último momento. La puesta en práctica de una estrategia de marketing de la que una empresa obtenga beneficios a largo plazo requiere tiempo y tampoco debe ponerse en manos de una persona sin la experiencia necesaria.

Especialmente aquellas empresas que están dando sus primeros pasos en el campo del marketing online suelen subestimar la cantidad de tiempo que hay que invertir al comienzo. Pueden pasar semanas, incluso meses, hasta que las primeras campañas se hayan optimizado y las medidas SEO empiecen a mostrar resultados. La paciencia es necesaria, más específicamente en lo que respecta a la optimización en buscadores. Debido a que un buen ranking en los buscadores no sucede de un día para otro, para alcanzar el éxito con las medidas iniciales de optimización hay que ser constante. Al final, los resultados obtenidos son potencialmente sostenibles.  

Como se ha mencionado anteriormente, además de la gran inversión de tiempo, los conocimientos básicos y la experiencia técnica necesaria también suelen subestimarse, pues las cuentas y los perfiles deben ser creados por usuarios con experiencia y no por personas que hasta ahora se están familiarizando con una u otra plataforma. Si tienes una empresa, seguramente deberás formar a tus empleados en cuanto a los conceptos básicos de marketing online y, en caso de ser necesario, buscar la asistencia necesaria de proveedores de servicios externos. En caso de que el equipo de marketing de tu empresa no tenga mucha experiencia, lo más sensato es acudir a una agencia profesional.

4. El marketing online debe seguir una estrategia definida

Existe una combinación peligrosa para el marketing online: pocos conocimientos y un gran presupuesto en mano. Muchos comienzan a invertir esporádicamente aquí y allá, distribuyendo el capital con el fin de probar una gran variedad de canales de comercialización. Lo que para algunos puede sonar razonable, no es realmente la mejor idea, ya que con este tipo de proceder se derrocha innecesariamente. Lo más conveniente siempre es seguir una estrategia sensata desde el comienzo. Es necesario planificar el marketing mix para que este coincida idealmente con los canales y las campañas. Esto incluye la selección de los métodos y las herramientas adecuadas para lograr los objetivos claramente definidos. Los modelos de atribución del análisis web, por ejemplo, resultan de gran ayuda a la hora de identificar los canales más relevantes y rentables para una empresa.  

Una estrategia propia no solo debe estar bien definida, sino que también se ha de comunicar dentro de la empresa, de manera que los distintos departamentos puedan coordinar sus acciones entre sí. Recuerda que para conseguir un marketing mix exitoso debes abstenerte de utilizar medidas individuales o por separado. Ver a los canales como disciplinas separadas y perder de vista al marketing mix en su globalidad puede tener un impacto negativo para cualquier estrategia de marketing online. Por ejemplo, estarías corriendo el riesgo de difundir contenido duplicado o, peor aún, de publicar contenidos en las diferentes plataformas que se contradicen entre sí.

5. Usabilidad antes que diseño

Por supuesto, el diseño de una página web es muy importante. Al visitar una web, y dependiendo de la industria y el servicio, el usuario espera un diseño atractivo y una ejecución moderna y creativa. De esta forma, el diseño se convierte en la mayor ventaja y en un elemento clave a la hora de reafirmar una identidad corporativa inconfundible como, por ejemplo, en el caso de Apple.

Sin embargo, no se pueden ignorar otros factores relacionados con el rendimiento, especialmente aquellos que tienen una influencia directa en la experiencia del usuario. Una navegación clara y ordenada siempre debe ser prioridad, es decir, el visitante debe poder moverse intuitiva y sencillamente por la web. Ahora bien, si una página web es atractiva e innovadora visualmente, pero presenta deficiencias en cuanto a su usabilidad, es muy probable que los usuarios no permanezcan mucho tiempo en ella. El mismo principio se aplica también a la optimización móvil: los esfuerzos se deben concentrar en un diseño más sencillo y mejor distribuido que permita una óptima experiencia móvil.

6. Obtener información sobre el público objetivo

En el comercio tradicional, los clientes son asesorados personalmente con la idea de hacerlos sentir cortejados, atendidos y plenamente informados. El cliente es el rey y aunque en ese sentido no existen muchas diferencias con el sector online, muchos encargados del marketing online suelen olvidarlo. Incluso con sus actividades de marketing online, las compañías deben atraer a sus consumidores específicos y persuadirlos para que compren. A diferencia del comercio tradicional, donde los interesados se pueden identificar rápidamente, en el entorno online el reto es, en primer lugar, encontrar a los clientes potenciales. Un requisito previo para ello es conocer a la audiencia y adaptar todas las actividades de promoción de acuerdo a ella. El análisis web es una herramienta fundamental para cualquier comerciante que quiera medir, analizar y maximizar su éxito online.

Herramientas de análisis web como Google Analytics proporcionan información detallada sobre tu mercado, sobre cómo se comporta online y sobre la mejor manera de atraerlo hacia tu negocio.

7. No pierdas de vista al ROI

El último de nuestros siete fundamentos de marketing online es que nunca debes perder de vista el retorno de la inversión (Return on Investment, ROI). Todo negocio rentable sabe hacer frente a una ecuación muy sencilla: las ganancias siempre deben ser mayores que los costes. En este contexto, los comerciantes online le han asignado el nombre de retorno de la inversión. Con la ayuda del ROI es posible medir el rendimiento de una actividad empresarial, calculando las ganancias en proporción al capital invertido.

El ROI resulta de gran importancia especialmente en disciplinas costosas del marketing online, como las campañas de Google AdWords. De esta forma, es posible controlar la rentabilidad financiera de una u otra estrategia publicitaria. Recuerda que también debes incluir el porcentaje de pérdidas esperadas si se trata de anuncios de pago (también llamado Paid Advertising). En este punto la planificación es clave, pues si no se hace a conciencia, se puede incurrir en un gasto innecesario de dinero.

Monetización Digitalización Optimización de la Tasa de Conversión E-Commerce Tienda Online Comercio Móvil Marketing de Contenidos Google