¿Te ha gustado el artículo?
0
¿Te ha gustado el artículo?
0

Content Delivery Networks (CDN) y sus ventajas para SEO

El objetivo de la optimización para los motores de búsqueda es posicionar una web lo mejor posible en las listas de resultados de la búsqueda orgánica de Google. Para esto, ante todo, se necesita contenido de calidad, una estrategia sólida de backlinks y una fuerte presencia en las redes sociales. No obstante, los aspectos técnicos también son de gran importancia. Google exige a los operadores de páginas web que adapten sus proyectos de la manera más amigable posible tanto para los usuarios como para el mismo motor de búsqueda. Las Content Delivery Networks (CDN) resultan de gran utilidad especialmente en lo que respecta al rendimiento y a la velocidad de carga. A continuación, te mostramos cómo sacarle el mejor provecho a las CDN para tu posicionamiento en buscadores.

¿Qué es una CDN (Content Delivery Network)?

Una CDN, en español red de entrega de contenidos, es una red de servidores interconectados y distribuidos por todo el mundo en varios centros de datos. Un servidor de salida se encarga de conservar y disponer los contenidos originales y actuales de una página web. El objetivo de estos llamados servidores de réplica es la entrega flexible del contenido. Para ello, obtienen los contenidos del servidor original, los reflejan y comprueban constantemente su actualidad.

Así, si un usuario visita una web, este recibe automáticamente los datos del servidor que, geográficamente, está más cerca de él. La distancia más corta entre los usuarios y el servidor que entrega los datos reduce los tiempos de carga de la web. El almacenamiento en caché de los datos en el servidor de la CDN también tiene un impacto positivo en el rendimiento. Las CDN se utilizan sobre todo para datos estáticos de una página web como, por ejemplo, imágenes, JavaScript o CSS, aunque la selección y la cantidad de datos la fija el usuario individualmente. Las Content Delivery Networks se utilizan sobre todo para webs de streaming con contenidos audiovisuales y, también, para proyectos de gran envergadura.

Para obtener más información al respecto visita nuestro artículo “CDN: ¿Qué son las Content Delivery Networks?”.

En qué medida influye una CDN en la optimización para los buscadores

El SEO se suele relacionar con las redes de entrega de contenidos, principalmente debido a una clara ventaja de las mismas para el posicionamiento en los buscadores: una CDN puede mejorar la velocidad de carga de una web de manera significativa. De acuerdo con un estudio, la satisfacción de un usuario disminuye en un 16 por ciento por cada segundo transcurrido durante el proceso de carga. Así, una carga de la página que se demora un largo lapso de tiempo da lugar a usuarios insatisfechos y, en el peor de los casos, a perder visitas, algo que todo operador web, naturalmente, quiere evitar.

El tiempo de carga de una página web es muy importante para el SEO, pues tiene un impacto en diferentes parámetros, tales como la tasa de rebote o el porcentaje de abandono. No es un secreto que, si una página web es muy lenta, muchos usuarios la abandonarán casi inmediatamente. Además, un aumento en la tasa de rebote es un signo negativo para Google. Incluso cuando la tasa de rebote no es un factor oficial de ranking, a la hora de clasificar una web, el bouncing rate está directamente relacionado con otros indicadores como la proporción de visitantes que regresan o el tipo de web.

Además de en la tasa de rebote, este problema también tiene un impacto negativo sobre el tiempo de permanencia de una visita en la web, así como en la tasa de conversión, o en otras palabras, en la totalidad de la experiencia del usuario, y ofrecer una experiencia de usuario ideal es hoy el objetivo de más de 100 factores de ranking para Google.

Ahora bien, recuerda que incluso cuando las CDN mejoran la velocidad de una web, estas no solucionan errores de fondo en cuando al rendimiento de la web. Estos incluyen, por ejemplo, aquellos recursos que entorpecen su representación. A menudo, este es el caso de archivos de código JavaScript o CSS. Dichos fallos pueden ser cubiertos por herramientas como PageSpeed Insights de Google. En este artículo encontrarás más información sobre la velocidad de carga mediante la compresión de CSS.

Los mitos que rodean a las CDN

Además de la hipótesis realista de que las redes de distribución de contenido ofrecen ventajas considerables en el campo del SEO, también circulan una gran cantidad de mitos y prejuicios.

El contenido duplicado es un problema

Un prejuicio altamente extendido es que, al entregar copias del contenido, el uso de una CDN incurrirá automáticamente en contenido duplicado, un tipo de contenido que no es bien visto por Google. Los motores de búsqueda evalúan negativamente el contenido duplicado, pues esta no proporciona ningún valor añadido para el usuario. Si una CDN se implementa de manera incorrecta, es probable que genere contenido duplicado. Sin embargo, si cumples con ciertas reglas, el contenido duplicado en las redes de entrega de contenidos no representa ningún problema.

  • Canonical Header: toda CDN debe incluir la cabecera “canonical”. Esta cabecera HTTP señala a Google que el contenido en la CDN es solo una copia. La mayoría de los proveedores de CDN ofrecen una función específica para integrar dicha cabecera con tan solo unos clics.
  • Archivo robots.txt: el bot de Google busca siempre el archivo robots.txt cuando analiza una página web. Por medio de este archivo, los propietarios de páginas web pueden definir las reglas bajo las cuales el crawler debe explorar el contenido, así como aquellos contenidos que no deben ser indexados. De esta forma se evita la generación de contenido duplicado. En caso de que no encuentre ningún archivo, este escaneará la totalidad del contenido. Por defecto, los proveedores de CDN no activan este archivo, por lo que los crawlers suelen escanear la totalidad del contenido, pues, en teoría, el encabezado “canonical” suele ser suficiente para proteger contra el contenido duplicado.

Usar una CDN es caro

Las redes de entrega de contenidos son ofrecidas por numerosos proveedores para una gran variedad de aplicaciones. Las opciones van desde completos packs corporativos hasta soluciones de bajo coste para proyectos web más modestos, por lo que la afirmación del título no es del todo correcta.

Existen incluso algunas opciones gratuitas, como, por ejemplo, la solución para principiantes del proveedor estadounidense Cloudflare. El precio de soluciones como Amazon Cloudfront o Akamai es más elevado, pero, a la vez, son altamente fiables y eficaces. Mientras Amazon cobra por gigabytes, Akamai ofrece precios por packs individuales. Incluso para proyectos de WordPress, dispones de diferentes soluciones CDN asequibles.

Ayudas para la puesta en marcha de una CDN

Para usuarios sin experiencia, el principio de una CDN no es precisamente evidente, pero su configuración no es algo imposible de aprender. Dependiendo del proveedor de servicios y de la tarifa, es probable que recibas asistencia durante la implementación; además, en Internet seguramente encontrarás una gran cantidad de información y documentación. La tarea más importante para el operador es decidir cuáles son los archivos que se almacenarán en la caché de la CDN. Esto, seguido por una configuración apropiada que garantice el envío de las solicitudes de estos archivos a la red de entrega de contenidos. Ahora, muchos sistemas de gestión de contenidos y de comercio electrónico tienen plugins o extensiones a su disposición que facilitan dicha configuración.

SEO Marketing de Contenidos E-Commerce