¿Te ha gustado el artículo?
2
¿Te ha gustado el artículo?
2

Los códigos de estado HTTP y su significado

Internet cuenta con más de mil millones de páginas web. Si un usuario quiere visitar la página de inicio de su equipo de fútbol favorito, su buzón de correo electrónico o su banca online, siempre necesitará la dirección de Internet correspondiente. Esta permite localizar una web en el servidor correspondiente.  La transmisión de datos solicitados al equipo local es posible gracias al protocolo de transferencia de hipertexto HTTP. Al iniciar el navegador (llamado cliente en este caso) se realiza una petición al servidor web, quien responde, a su vez, con un código de estado HTTP en forma de cadena de tres dígitos. Con este mensaje, el servidor web le indica al navegador si su solicitud ha sido procesada correctamente, si ha ocurrido un error o si se necesita una autenticación. Como consecuencia, el código de estado HTTP se convierte en una parte esencial en la transmisión de mensajes de respuesta por parte del servidor web, que es insertado automáticamente en su encabezado. Por lo general, los usuarios se encuentran con páginas en formato HTML en vez de códigos de estado HTTP, cuando el servidor web no puede o no tiene permitido procesar la solicitud del cliente o no es posible realizar la transmisión de datos.

Tipos de respuesta de los códigos de estado HTTP

En principio, los códigos de estado HTTP se dividen en cinco categorías diferentes, identificadas a su vez, por el primer dígito del código. Por ejemplo, el código de estado HTTP 200 forma parte del tipo de respuesta 2xx, el código 404 del tipo de respuesta 4xx. Esta clasificación se deriva principalmente de la importancia y la función de los códigos de estado, divididos principalmente en 5 tipos:

  • Códigos de estado 1xx – Información: Cuando se envía un código de estado HTTP 1xx, el servidor le notifica al cliente que la petición actual aún continúa. Esta clase reúne y proporciona información sobre el procesamiento y envío de una solicitud.
  • Códigos de estado 2xx – Éxito:  Los códigos que comienzan con un 2 informan sobre una operación exitosa. Cuando se reciben este tipo de respuestas quiere decir que la solicitud del cliente fue recibida, comprendida y aceptada. Es muy frecuente que los códigos 2xx sean envíados desde el servidor junto con los datos de la página web deseada. Por lo general, el usuario solo percibe la web solicitada.
  • Códigos de estado 3xx – Redirecciones:  Aquellos códigos que comienzan con 3 indican que la solicitud ha sido recibida por el servidor. Sin embargo, para asegurar un procesamiento exitoso es necesario que el cliente tome una acción adicional. Este tipo de códigos aparecen principalmente cuando hay redirecciones.
  • Códigos de estado 4xx – Errores del cliente: Cuando aparece un código 4xx quiere decir que se ha presentado un error de cliente. Esto quiere decir que el servidor ha recibido la solicitud, pero esta no se puede llevar a cabo. Una de las principales causas de este tipo de respuestas son las solicitudes defectuosas.  Los usuarios de Internet son informados de este error por medio de una página HTML generada automáticamente.
  • Códigos de estado 5xx – Errores del servidor: El servidor indica un error propio cuando usa un código 5xx. Este tipo de respuestas indican que la solicitud correspondiente está temporalmente deshabilitada o es imposible de llevar a cabo. De nuevo, se generará automáticamente una página en formato HTML.

Códigos de estado HTTP más importantes

Los códigos de estado HTTP juegan un papel importante para los operadores de una página web o para especialistas en SEO. Los únicos códigos visibles para los visitantes son principalmente los códigos de error del cliente, como el 404 (Not Found), o de error del servidor como el 503 (Service Unavailable), ya que estos siempre se muestran automáticamente como páginas en formato HTML. A menudo es común encontrarse con códigos de estado HTTP que únicamente pueden ser vistos y monitoreados por los administradores con herramientas especiales y extensiones del navegador. Determinar y corregir este tipo de errores es útil para optimizar la experiencia del usuario en una página web y mejorar el ranking en los buscadores. A continuación, presentamos una pequeña selección de los códigos de respuesta más comunes.  Si quieres conocer la lista completa, puedes visitar este registro de códigos de estado.

  • Código de estado 200 –OK: El código de respuesta 200 indica que la solicitud ha sido procesada correctamente. Todos los datos solicitados fueron recibidos por el servidor y se trasmitirán al cliente. Los usuarios de Internet no suelen encontrarse este código.
  • Código de estado 301 – Moved Permanently: El código 301 significa que los datos solicitados por el cliente ya no se encuentran bajo la misma dirección de Internet, sino que han sido desplazados de manera permanente. Debido a que la ubicación actual del contenido solicitado está incluida en el informe de estado, el navegador web podrá redireccionar la petición a la nueva dirección. Así, el usuario es redireccionado y la antigua dirección pierde validez. Este código suele pasar desapercibido ante los ojos de los usuarios, el único cambio visible es la redirección de la URL en la barra de direcciones.
  • Código de estado 302 – Moved Temporarily: A diferencia del 301, que hace referencia a una reubicación permanente, el código 302 informa que los datos solicitados están disponibles temporalmente en una dirección diferente. Aquí, la ubicación de la información es especificada, lo que genera una redirección automática. La antigua dirección sigue siendo válida.
  • Código de estado 403 – Forbidden: El código de estado HTTP 403  indica al cliente que los datos solicitados están protegidos y, por ende, se le ha denegado el acceso debido a la falta de autorización del cliente. En estos casos, el usuario de Internet verá una página en formato HTML generada automáticamente que le informará sobre su falta de permisos para ejecutar la acción.
  • Código de estado 404 – Not Found: Cuando el servidor envía el código 404 como respuesta significa que no fue posible encontrar los datos de la página web solicitada en el servidor. Esto sucede cuando la dirección ya no existe o los contenidos han sido trasladados sin especificar la nueva dirección. Cuando a un usuario le aparece el código de estado 404, deberá comprobar si ha introducido la URL de manera correcta en la barra de direcciones. Aquellos enlaces que dirigen a páginas inexistentes suelen conocerse como “enlaces muertos”.
  • Código de estado 500 – Internal Server Error: Este tipo de respuesta actúa como un código de estado colectivo para un error inesperado en el servidor. Si el servidor falla y está interrumpiendo la recuperación de los datos solicitados, se emitirá automáticamente el código de estado 500. Además de la respuesta al cliente, el servidor web generará un tipo de registro de error interno en donde se expliquen más detalles sobre el error. Este último debe ser analizado por propietarios de páginas web que estén interesados en hacer las respectivas reparaciones en el software del servidor.
  • Código de estado 503 – Service Unavailable: Este código de respuesta indica que el servidor web destinado a proporcionar la información está sobrecargado. Es común que esta respuesta del servidor incluya, además, información sobre cuándo se podrá procesar nuevamente la primera solicitud. Aquí, los usuarios de Internet pueden asumir que el administrador está trabajando en el problema y que, por lo tanto, el servidor estará disponible de nuevo.

Cómo operar los códigos de estado HTTP si administras una web

Para mejorar la experiencia de usuario, los administradores deberían esforzarse en limitar el número de páginas de error HTML al mínimo. Esto resulta especialmente importante para empresas con una gran presencia en Internet, como tiendas online o portales de noticias, cuyo contenido y oferta de información está en constante cambio. Cuando una página web no existe o no está disponible, el visitante recibe el código de estado 404 (Not Found), lo que lleva a menudo a los usuarios a saltar automáticamente a información o productos en otra página web, por lo general, de algún competidor. Para un administrador web es de gran importancia tomar las medidas necesarias para conservar a sus visitantes en su página.

Como administrador de una web, identificar un error 404 no es una tarea fácil. Sin embargo, existen diferentes herramientas, como las Webmaster-Tools de Google, con las que es posible rastrear errores por medio de estadísticas. La manera más elegante de evitar el código de estado HTTP 404 consiste en redirigir la página hacia el lugar adecuado. Además, un consejo útil para reducir significativamente la tasa de rebote consiste en elaborar manualmente las páginas de error.

Cambiar las páginas de error 404 por el código 301 como alternativa

En caso de que una página haya sido eliminada y se identifique un error 404, es recomendable redirigir esta página hacia contenido similar usando el código de estado 301 (Moved Permanently). Los visitantes no van a encontrar exactamente el producto o información que estaban buscando pero, al encontrar un contenido similar, se asegura que permanezcan más tiempo en la misma web. Recordemos que es importante cerciorarse de que la dirección alternativa está relacionada con la solicitud original y de que se le ofrece algún valor añadido al visitante. En teoría es posible redirigir páginas 404 a través del código 301, por ejemplo, a la página principal. En caso de contar con páginas de destino alternativas y muy adecuadas, es recomendable redireccionarlas de forma manual para disminuir de manera efectiva la tasa de rebote.

Mejorar la experiencia de usuario con páginas de error alternativas

Debido a que, incluso con un excelente mantenimiento, la aparición del error 404 puede producirse con frecuencia, se recomienda usar páginas diseñadas manualmente con mensajes personalizados, en lugar de páginas HTML generadas automáticamente. Esto es posible mediante la configuración de un archivo .htaccess. Los mensajes alternativos para el error 404 pueden ser adaptados al diseño de la página web y, por lo general, mostrarán páginas de producto parecidas o una gama de opciones potencialmente relevantes para el usuario. En el artículo "Diez trucos para configurar .htaccess" encontrarás mayor información sobre cómo incorporar páginas de error alternativas.

La importancia de los códigos de estado HTTP para el posicionamiento en buscadores

Los códigos de estado HTTP propios también son cruciales para los motores de búsqueda. Así, cuando aparece un código de error 404, no solo se está informando al usuario de que la página solicitada no fue encontrada, sino también de que los robos de los motores de búsqueda no han podido rastrear el contenido de la página web. Sin embargo, de la misma manera que podemos “redirigir” a un usuario a una página alternativa, también es posible hacer lo mismo con los bots de los motores de búsqueda.

En aras de la optimización para motores de búsqueda, el código 301 juega un papel muy importante para mantener la relevancia de un enlace: en caso de que el crawler o el robot de un motor de búsqueda se encuentre con un código 301, registra antes de redireccionarse la dirección antigua como inválida y la elimina del índice de búsqueda, para añadir posteriormente la nueva dirección como objetivo final de la redirección. De esta manera, la relevancia del enlace de la página antigua no se pierde, sino que se transfiere al destino indicado por el código 301.

Esto es especialmente importante cuando la dirección antigua era el punto de entrada de enlaces externos y la autoridad y relevancia adquiridas deben ser cedidas de forma permanente al nuevo destino. Eso no sucede con el código de estado 302, pues este solo indica un desvío temporal, por lo que la dirección antigua se mantendrá en el índice. En este caso, el traspaso de autoridad de una web a otra (Linkjuice en inglés) de los Backlinks o enlaces entrantes no se trasladará al nuevo destino.

HTTP SEO