El futuro incierto del correo electrónico

El correo electrónico pertenece a los canales clásicos de la comunicación digital, pero en cuestiones de dinamismo y actualidad parece que ha perdido la carrera con la web 2.0 hasta el punto de que incluso los profesionales del marketing hace tiempo que se han subido al carro de Facebook y compañía. ¿Nos encontramos ante el fin del correo electrónico tal como lo conocemos? Aunque tiente responder afirmativamente, la verdad es que parece improbable a la luz del papel nada desdeñable que tiene la comunicación electrónica por E-Mail, tanto en el ámbito privado como en el comercial.

Consejo

¿Ya tienes un correo electrónico con dominio propio? ¡Asegura tu dominio deseado ya por un precio muy económico con 1&1!

Todo usuario necesita un buzón de correo electrónico

La realidad es que el número de direcciones registradas crece sin parar. Esto tiene relación, entre otras cosas, con el aumento de cuentas de correo en smartphones y con la expansión de servicios de correo web, como el llamado cloud mail o correo en la nube. Sí es verdad que las generaciones más jóvenes se comunican predominantemente con mensajes instantáneos, pero en el momento de crear una cuenta en Facebook, Twitter, Amazon o eBay, por ejemplo, todo usuario tiene que proporcionar una dirección de correo electrónico. Solo por esto el E-Mail es una importante herramienta para los profesionales del marketing, ya que los boletines de noticias o newsletters y el emailing son medios fiables para contactar con clientes. Si quieres saber más sobre Email Marketing, visita nuestra guía digital.

Correo electrónico y mensajería instantánea en el ámbito privado

Los servicios de mensajería como WhatsApp arrojan cifras considerables y juegan un papel fundamental en el ámbito privado de la comunicación digital. En 2014, el número de mensajes que se enviaron sumando conversaciones grupales e individuales se situó en torno a los 64 mil millones diarios, una cantidad que aumenta sin parar, dado que, mientras ese año la aplicación contaba con 500 millones de usuarios a nivel mundial, en 2016 ya se cuentan mil millones. En España, el 93 por ciento de la población usa esta aplicación y el cien por cien ha oído hablar de esta aplicación alguna vez según datos estadísticos de 2015. Sin embargo, hay un canal que supera estas cifras: el correo electrónico.

196 mil millones de correos electrónicos al día

Diariamente se envían en todo el mundo alrededor de casi 200 mil millones de E-Mails. Un 55 por ciento de estos lo conforma la comunicación digital en el ámbito laboral, lo que significa que cada empleado recibe o envía cerca de 120 correos al día. Los estudios demuestran que la cantidad de correos electrónicos ha ido aumentando de forma constante desde hace años, así que concluir que el correo electónico toca a su fin como medio de comunicación es apresurarse en las deducciones. Aunque “solo” el 45 por ciento de los E-Mails a nivel global tienen una naturaleza privada, si aplicamos este porcentaje a los miles de millones de mensajes, esta cifra supera claramente a las cifras comentadas anteriormente sobre la comunicación por WhatsApp. Incluso frente a esta aplicación de mensajería, el correo electrónico sigue dominando hoy el ámbito de la comunicación privada.

La exigente bandeja de entrada en el ámbito laboral

Muchos conocen por experiencia propia la situación de volver al trabajo tras algunos días de ausencia y encontrarse con cientos de correos electrónicos sin abrir en la bandeja de entrada, muchos de ellos más o menos irrelevantes. Para rebajar esta montaña de mensajes y separar lo importante de lo innecesario, se necesitan varias horas de trabajo. Y es que el correo electrónico se usa en la mayoría de empresas no solo para la comunicación “oficial”, sino también para la interna o para la privada entre compañeros.

Alternativas al correo electrónico en la oficina

Tal cantidad de mensajes diarios puede llevar a la distracción muy fácilmente, razón que da lugar a que los empresarios busquen formas alternativas para la comunicaciónn interna. Entre los empleados, las opiniones están divididas según algunas encuestas: mientras que muchos desearían disponer de una vía alternativa como redes sociales internas o una intranet, a la mayoría no les molestan los correos.

Quien esté interesado en administrar la afluencia de correos electrónicos y canalizar los secundarios a través de redes sociales o chats, dispone hoy en día de diversos métodos y herramientas:

  • Intranet
  • Google+ Office
  • Aplicaciones y mensajería
  • Extensiones para el cliente de correo electrónico
  • Blog corporativo o microblogging
  • Wikis

La comunicación con los clientes seguirá teniendo lugar de forma prioritaria a través del correo electrónico, pero muchos procesos internos, como notificaciones personales, resúmenes de prensa, invitaciones a eventos y reuniones, encuestas a los empleados o newsletters internas, pueden ser fácilmente coordinados por estos canales alternativos.