¿Te ha gustado el artículo?
0
¿Te ha gustado el artículo?
0

IMAP o POP3: una comparativa de protocolos de acceso

Los servidores de correo electrónico se encargan del envío de los mensajes, mientras que los clientes de correo electrónico (del inglés Email Client) se encargan de su recepción. Clientes como Mozilla Thunderbird o Windows Live Mail se valen de determinados protocolos para permitirle a los usuarios leer sus mensajes. Dependiendo del protocolo, el procedimiento será diferente. El protocolo de red IMAP abre los correos directamente en el servidor, mientras que POP3 se asegura de que estos sean descargados y abiertos de forma local.

IMAP: las principales características de este protocolo de red

El Internet Message Access Protocol –IMAP por sus siglas en inglés– es un protocolo de red basado en texto, que facilita el acceso a mensajes de correo electrónico alojados en un servidor de correo. Al configurar una cuenta con IMAP, el cliente de correo electrónico establece una conexión con el servidor que se mantiene activa durante toda la sesión. Durante este lapso de tiempo es posible acceder a mensajes y carpetas individuales, cuyo contenido se mostrará siempre que sea solicitado y quedará almacenado en el servidor hasta que el usuario así lo disponga. Esto resulta especialmente útil para aquellos usuarios que acceden a su correo electrónico utilizando varios clientes desde  diferentes lugares, y quieren encontrar sus datos siempre en el mismo estado.

La conexión entre el cliente IMAP y el servidor de correo electrónico se establece a través de TCP/IP en el puerto 143 (puerto 933 para una conexión más segura). El cliente se comunica con el servidor mediante mensajes de texto, sin necesidad de esperar una respuesta a los comandos transmitidos. Para facilitarle al servidor el registro de los mensajes de respuesta, el cliente le envía un identificador de comandos. Las respuestas del servidor empiezan con un asterisco cuando su contenido incluye información, y con un signo más (+) cuando el servidor necesita más información sobre el comando recibido. En la retroalimentación, “OK” significa éxito, “NO” fracaso y “BAD” hace referencia a un error de sintaxis de los respectivos comandos del cliente IMAP.

Cómo funciona el protocolo de transmisión POP3

El Post Office Protocol (POP3) es un protocolo de acceso que permite recibir mensajes de correo electrónico estableciendo una conexión con el servidor de correo entrante – servidor en el que el software POP3 ha sido previamente instalado.  Los mensajes de correo se descargan y almacenan en el ordenador del cliente; posteriormente, los mensajes son eliminados del servidor y la conexión finalizada. Este proceso permite que el usuario pueda acceder a su cuenta de correo electrónico, así como abrir y editar sus mensajes, sin que el cliente y el servidor estén conectados localmente. El proceso de descarga de la información dependerá del tamaño de los mensajes y de sus archivos adjuntos. Cada mensaje puede ser descargado únicamente por un cliente POP3.

El proceso de acceso al servidor de correo se hace a través de TCP/IP usando el puerto 110. Si la conexión está encriptada, se usa el puerto 995. Una vez se han conectado el cliente y el servidor, estos se comunican con comandos. Los comandos POP3 están compuestos por tres o cuatro cifras y, uno o más parámetros. Las respuestas del servidor incluyen: “+ OK” para un valor positivo y “ERR” para un mensaje negativo, o que requiere mayores especificaciones. Cada sesión POP3 se divide en tres pasos: El primer paso es el inicio de sesión, donde el cliente accede al servidor con su nombre de usuario y contraseña. En el segundo paso se descargan los mensajes y, para terminar, el cliente se desconecta y elimina todos los mensajes del servidor. En caso de que la conexión sea interrumpida, los mensajes no serán eliminados, sino que se mantendrán ahí hasta que el cliente POP3 se conecte nuevamente y finalice la descarga.

¿IMAP o POP3? – examinamos las principales diferencias

Mientras que IMAP establece una conexión constante con el servidor, POP3 solo la usa para descargar los mensajes. Estrechamente relacionado se encuentra el manejo de los correos electrónicos descargados. POP3 elimina automáticamente los mensajes descargados del servidor, mientras que IMAP los conserva hasta que el usuario disponga lo contrario. Esta es la razón principal por la que IMAP permite el acceso de diferentes clientes a un mismo servidor. Por su parte, POP3 limita el acceso a solo un cliente, pues todos los mensajes son descargados al dispositivo local. En resumen:

IMAPPOP3
Conexión en el puerto 143 (993)Conexión en el puerto 110 (995)
Conexión permanenteConexión únicamente para descargar mensajes
Respuesta a los comandos no requeridaLos comandos deben ser respondidos inmediatamente
Los mensajes permanecen en el servidor. El usuario deberá eliminarlos manualmenteLos mensajes son eliminados automáticamente una vez descargados
Posible acceso de varios clientes a los mensajesAcceso a los mensajes únicamente desde un cliente
El usuario decide qué mensajes descargarSe descargan todos los mensajes

IMAP para varios clientes, POP3 para un único cliente

Como consecuencia de las diferencias mencionadas anteriormente, la aplicación de estos protocolos también dependerá de las necesidades de cada usuario. Debido a que POP3 solo se limita a un cliente, y descarga la totalidad de los mensajes, el uso de este protocolo resulta muy útil cuando se accede a la cuenta de correo electrónico únicamente desde un ordenador local. Esto permite que no sea necesario establecer ningún tipo de conexión, incluso a Internet, para leer y editar los mensajes.

En caso de que el usuario quiera acceder a sus mensajes valiéndose de diferentes clientes, ya sea desde su smartphone o tablet, IMAP resultará siempre una mejor opción. Además, si el usuario utiliza dispositivos móviles para acceder a sus correos electrónicos, y solo desea leer algunos mensajes, IMAP permite descargar únicamente aquellos que necesite – dejando los mensajes de gran tamaño y archivos adjuntos para ser descargados en casa desde un ordenador personal. Hay que recordar que con IMAP siempre será necesaria una conexión a Internet para descargar los mensajes. La función “Recuperar” (que se encuentra en el menú Edición) permite al usuario estructurar y gestionar los mensajes en carpetas, identificar su estado y archivar aquellos que ya hayan sido enviados. Estas características, y el hecho de que los mensajes se almacenen en el servidor hasta que sean eliminados por el usuario, generan un uso significativamente mayor del protocolo IMAP sobre POP3.

Finalmente, la decisión entre IMAP o POP3 dependerá del uso previsto y los recursos disponibles por parte del usuario.

Newsletter